Pero sigue sin brindar un plan antipandemia

-“Celebró” el día de los trabajadores con 22 ministros y ni un solo obrero

Edgar Fonseca, editor/Foto diario La Prensa, Managua

Desde su casa de habitación donde mantiene la cuarentena junto a su familia, el dictador Daniel Ortega hizo ayer su intervención pública en la víspera del Día Internacional de los Trabajadores, 1 de Mayo, lanzando un discurso virulento contra el gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.) demandándole suspender las sanciones a los regímenes de Cuba, Venezuela y a sus funcionarios del régimen de Nicaragua, informa diario La Prensa de Managua.

«Lo ideal es que el gobierno de los Estados Unidos actuará realmente con valentía y asumir un liderazgo respetando a todas las naciones, y suspendiendo todas las agresiones. Ojalá que reflexionen y lo hagan, porque sería la mejor señal que recibiría el mundo para seguir enfrentando la pandemia», dijo Ortega la noche de ayer jueves.

Sin plan antipandemia

El dictador –denuncia La Prensa– sigue sin presentar un plan de emergencia para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19 en Nicaragua. A pesar de que su régimen minimiza la crisis sanitaria, la utilizó como excusa para que le suspendan las sanciones que pesan a un grupo de altos funcionarios orteguistas y a las empresas de su familia.

Ortega criticó a quienes promueven quedarse en casa como una medida para evitar el contagio y propagación del coronavirus. “La pandemia le cae muy bien a muchos capitalistas. «Quedate en casa», ese es un discurso de los mismos que hicieron hundirse al país en 2018”, dijo Ortega refiriéndose a rebelión cívica, añade el diario.