Edgar Fonseca, editor/Foto Julieth Méndez, Presidencia

El presidente Carlos Alvarado y el canciller, Rodolfo Solano, defendieron este jueves el accionar gubernamental diplomático en instancias internacionales ante la amenaza sanitaria que representa para el país la propagación de la pandemia del coronavirus desde Nicaragua.

Ambos respondieron a consultas de este editor en el sentido de por qué Costa Rica no eleva su voz con más contundencia ante la ONU, OMS, OPS, por el manejo que ha hecho Nicaragua de la epidemia, calificado por observadores independientes como “temerario”.

Según fuentes independientes, en Nicaragua se han dado al menos 1.114 muertes y 5.027 casos sospechosos. El régimen Ortega-Murillo solo reconoce 55 muertes y 1.464 casos de infectados.

En distintas ciudades nicaragüenses –según múltiples denuncias– hay colapso de hospitales, funerarias, y cementerios, entierros exprés; persecución de médicos y un flujo de trabajadores migrantes hacia Costa Rica, muchos de ellos localizados y detectados con el virus de la pandemia en sectores fronterizos, lo que llevó al gobierno de Costa Rica a pedir apoyo urgente sanitario de la ONU.

Protección de las y los costarricenses

Aferrado a la estrategia multilateral y sin aludir directamente al régimen de Managua, con el que mantiene una fría relación, el presidente Alvarado afirmó que la estrategia gubernamental tiene como objetivo proteger al país.

“Nuestra prioridad en nuestra política exterior es proteger a las y los costarricenses”, enfatizó Alvarado, poco después de anunciar el plan de emergencia con la ONU para auxilio sanitario en la frontera norte epicentro de múltiples contagios de coronavirus.

“No vamos a descuidar ni un centímetro para garantizar desde el abordaje de la política exterior la seguridad de los ciudadanos costarricenses”, prometió, a su vez, el canciller Solano.

Diplomacia de “diálogo e inteligente”

El presidente Alvarado destacó como, desde el inicio de marzo, se ordenó el cierre de fronteras, medidas reforzadas hasta hoy.

“No es un tema que no hayamos tenido fuera de la vista. Nuestra diplomacia seguirá siendo consistente en sus acciones en función de la protección del país”, ahondó el gobernante.

Insistió en que la estrategia incluye “mucho diálogo y, sobre todo, con mucha inteligencia”.

“Pueden tener los costarricenses confianza que lo que hemos hecho meses atrás, que hoy tiene fruto en ese campo y otros, es por la protección de los y las costarricenses”, añadió el mandatario.

“Nuestras posiciones multilaterales, en este caso binacional, han sido consistentes durante los ya más de dos años”, resaltó Alvarado.

“En el tema particular de la pandemia, el que hoy hacemos este anuncio de la cooperación con Naciones Unidas no es fruto de trabajo de los últimos días, es un trabajo, que inició en marzo, porque se preveía un potencial riesgo, que hoy vemos materializado en gran medida”, destacó.

“Desde marzo se ha trabajado para llegar a un primer anuncio y a una primera fase, el día de hoy, con esta cooperación sanitaria, y eso es mucho fruto de ese trabajo conjunto, así como la Cancillería”, agregó.

Contingencia regional

“La pandemia no reconoce ni fronteras ni nacionalidades, y el abordaje tiene que ser regional”, alegó el canciller Rodolfo Solano.

“En el caso particular de Costa Rica, tanto en la frontera norte, como en la frontera sur desplegamos una serie de acciones que permitieron tener, primero, en un marco técnico reuniones de comunicación y coordinación con homólogos de diferentes niveles en materia salud, en materia de migración, en materia de comercio”, amplió Solano.

“Es importante reconocer que en la región centroamericana, no solamente en Nicaragua, en varios países también de América Latina, los niveles de contagio han ido incrementándose”, aseveró el titular de la diplomacia tica.

No vamos a descuidar ni un centímetro

“Es una situación que nos preocupa, que también hemos llamado la atención”, dijo.

“El hecho de que muchas veces no se puede visibilizar las acciones que en materia de política exterior podemos hacer no significa que no se están haciendo”, defendió.

“Si algo puede quedar totalmente asentado es que la política exterior de Costa Rica es responsable y actúa de manera oportuna, ante la situación en Nicaragua o ante cualquier otro país centroamericano o de la región latinoamericana”, insistió.

“Nuestra aspiración –dijo– es que las autoridades de gobierno puedan atender de manera diligente las recomendaciones de las agencias internacionales especializadas, OMS o OPS”.

“Sin embargo –aseguró– ante la no atención de esas recomendaciones, Costa Rica, coherente con el discurso tradicional e histórico y firme, de respeto, promoción de los derechos humanos, tendrá que advertir en primera instancia a los gobiernos esa necesidad y en segunda instancia, en el momento oportuno, en el momento adecuado, y en el espacio correcto, accionar lo correspondiente”. 

“Tenga seguridad que en esa materia nosotros no vamos a descuidar ni un centímetro para garantizar desde el abordaje de la política exterior la seguridad de los ciudadanos costarricenses”, ratificó el canciller Solano.