Edgar Fonseca, editor /Foto E. Fonseca M.

El ministro de la Presidencia, Marcelo Prieto, reconoció este miércoles que calificó de forma errónea como “una circunstancia policial mínima” la muerte del afrodescendiente George Floyd en EE.UU., hecho que ha desatado la peor ola reciente de disturbios en distintas ciudades en dicho país.

“El presidente Trump no fue el que mató a la persona”, afirmó Prieto la tarde del martes cuando atendió a la prensa tras un mes en el cargo.

“¿Por qué vamos a hablar del presidente Trump? Fue una circunstancia policial mínima”, dijo Prieto durante la conferencia de prensa tras el Consejo de Gobierno que censuró dicha acción.

“¿Cómo vamos a juzgar y emitir criterios por el actuar de un presidente por un acontecimiento concreto de un funcionario policial sobre el que el presidente no tiene ningún vínculo de responsabilidad directa?”, insistió Prieto ante consultas del reportero Oscar Ulloa de Repretel.

“En el manifiesto de hoy no se juzga la actuación de ningún gobernante que, además, no pareciera pertinente toda vez que estamos hablando de la actuación de un policía de un lugar concreto que produjo todo lo que estamos viviendo”, reiteró Prieto.

Aclaración

En medio de críticas públicas a dicha manifestación, el ministro Prieto reconoció hoy haberse pronunciado de manera errónea respecto al incidente.

“Al contestar una pregunta específica sobre la responsabilidad del presidente estadounidense Donald Trump, sin duda me expresé en forma errónea al brindar mi respuesta, lo que causó una confusión sobre mi posición personal y como vocero del gobierno, respecto al significado de este lamentable hecho delictivo, que de ninguna manera puede ser considerado como un hecho aislado”, afirmó.

Prieto ofreció disculpas.

“Quiero ofrecer mis disculpas a la comunidad afrodescendiente de Costa Rica y del mundo, y a los activistas y defensores de los derechos humanos por la confusión que provocaron mis palabras”, dijo.

Reiteró su compromiso “de toda una vida en la lucha activa en contra todas las formas de racismo, discriminación y exclusión, y defensa de la dignidad de todas las personas sin distinción”.