Edgar Fonseca, editor

El presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, negó ayer lunes que su iniciativa de apostar a líderes comunales para colaborar en la vigilancia epidemiológica del coronavirus, vaya a tener carácter policial o a incurrir en abusos.

Ante críticas surgidas en redes de su propuesta, Macaya enfatizó que dicho seguimiento por parte de dirigentes comunales no tendrá sentido de vigilancia policial.

El domingo en la conferencia de prensa diaria Macaya sugirió acudir en las comunidades a “detectives” para que ayudaran en el rastreo de casos de la pandemia, lo cual fue criticado fuertemente.

Macaya descartó ayer ese término y aclaró su planteamiento.

Si hacen algo correcto, lo alertan

“Si hay alguien que estuviera haciendo un trabajo que no es del agrado de la comunidad, se lo van a hacer saber a la junta de salud, la junta de salud se lo va hacer saber formalmente a la institución”, destacó Macaya.

“Hay una serie de balances y chequeos ciudadanos que son los que rigen aquí y obviamente Costa Rica tiene una libertad de expresión y una democracia insigne, así que esa parte está resuelta en el sentido que son líderes positivos que ya existen en nuestras comunidades”, añadió.

Dichos líderes apoyarían con sus datos y alertas al personal técnico de Salud y de la CCSS en el seguimiento de casos covid-19 sobre todo en comunidades muy vulnerables.

“Sobre cómo se evitan abusos con los líderes comunales, los líderes comunales ya existen, son parte de juntas de salud, de asociaciones o comités de salud, de asociaciones de desarrollo, de asociaciones de adultos mayores, todo lo que ya informamos”, dijo el jerarca.

“Y –agregó– la democracia costarricense se manifiesta a todo nivel, incluyendo las comunidades”.

Costa Rica saldrá adelante

“Nosotros como país vamos a salir adelante de esta pandemia juntando dos atributos que gracias a Dios Costa Rica tiene de sobra, la primera es solidaridad y la segunda es capacidad técnica y científica, en solidaridad, hablemos de todo lo que es la comunidad, el Estado, el sector privado ayudándole a la gente, distribuyendo medicamentos, distribuyendo comidas”, resaltó el funcionario.

“Todo lo que es este apoyo de la comunidad, identificado a las personas a las cuales hay que llevarles ayuda, puede ser la comida o puede ser una atención de la salud, y en el otro lado, la parte técnica y científica, pensemos en lo que está haciendo el instituto Clodomiro Picado, en empresarios y académicos diseñando ventiladores, diseñando caretas faciales, poniéndolas a producción rápidamente, los aspectos logísticos, los análisis de datos”, amplió.

“Costa Rica tiene enorme fortalezas en las dos, si juntamos solidaridad y ciencia, esa es la receta para salir adelante de esto”, ratificó.