Edgar Fonseca, editor

El presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, reconoció esta tarde, por primera vez, el impacto de inmigrantes nicaragüenses en las crecientes cifras de contagios covid-19 que registra el país que este lunes sumaron 5.241 casos positivos y 23 muertes.

Los contagios de extranjeros crecieron 88% en el último mes, desde el 28 de mayo, cuando el país llegó a mil casos en comparación con la suma total de este lunes.

Según los datos oficiales, los contagios de foráneos representan un 29% de la totalidad.

Las infecciones entre locales crecieron 84%; pasaron de 817 casos a 4.424 en el mismo lapso.

Mucho migrante contagiado

“El país está entre dos países que tienen una intensidad de casos positivos mucho más alta que la que tenemos en Costa Rica y especialmente de Nicaragua estamos recibiendo mucho ingreso de migrantes que ha venido positivo”, enfatizó Macaya.

“En este momento hay comunidades donde el estilo de vivienda o las condiciones de distanciamiento para la salud no son tan favorables y por eso es que estamos haciendo los testeos masivos”, agregó.

Las declaraciones de Macaya se dieron al tiempo que el ministro de Seguridad, Michael Soto, no dio certeza de que vaya a haber apertura total de fronteras con Nicaragua y Panamá el próximo primero de agosto como está previsto.

La apertura de fronteras prevista para el primero de agosto dependerá de la evolución de la epidemia en las próximas semanas, confirmó el ministro de Seguridad, Michael Soto.

La valoración al respecto la hará el grupo de decisión gubernamental ante la pandemia integrado, dijo, por el presidente Catlos Alvarado, los titulares de Salud, seguridad y el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias.

“Allí hacemos valoraciones, análisis, vemos puntos de vista de todas las áreas”, aseveró.

Cualquier decisión implicará valorar aspectos cuantitativos y cualitativos, sobre circunstancias a considerar entre economía y salud.

“Desde mi punto de vista, el tema de la vida humana sigue siendo importante”, enfatizó.

El grupo estratégico gubernamental, añadiò, ha tomado la decisión de que abra fronteras el primero de agosto.

“Indudablemente –sostuvo– habrá circunstancias que valorar, que podrían cambiar o no esa decisión, pero ciertamente más que una posición mía es una posición de grupo y ahí nos plegaremos todos como corresponde”.

Soto lidera en la frontera norte el mayor operativo de seguridad de los últimos 41 años desde la caída del dictador nicaragüense, Somoza.

El operativo pretende evitar la penetración masiva de inmigrantes ilegales y frenar la propagación del covid-19.

Según el último reporte oficial, desde marzo han rechazado 15 mil inmigrantes irregulares.

Cuarterías operan iolegalmente

Las llamadas cuarterías donde viven en condiciones de hacinamiento centenares de personas, muchas de ellas nicaragüenses, en la capital y otras localidades, operan bajo ilegalidad, reconoció esta tarde el ministro de Salud, Daniel Salas.

Fue consultado por este editor luego que en el fin de semana trascendió la muerte de un hombre joven indocumentado quien llegó en estado de shock al hospital San Juan de Dios a las 10:54 p.m. del sábado donde murió tras esfuerzos inútiles por salvarle la vida.

La víctima fue trasladada al hospital desde una cuartería cercana al supermercado La Castellana en la capital.

Salud confirmó esa noche que una prueba post mortem determinó covid-19 positivo en dicho caso.

Operan bajo ilegalidad

“Generalmente las personas que habitan ahí son personas que atraviesan situaciones difíciles, desde el punto de vista socioeconómico, sin embargo es claro que no operan bajo la legalidad, no tienen permisos sanitarios de funcionamiento”, afirmó Salas.

“Muchos de estos lugares operan, no bajo la legalidad y representan un factor importante en medio de la expansión del covid”, reconoció.

“El reto –admitió– es muy grande, no solamente a nivel de cuarterías sino de otros asentamientos que están en diferentes zona del país, especialmente en el Gran Área Metropolitana”.

“Es parte del trabajo que tratamos de llevar adelante y de forma proactiva estamos viendo que se puede plantear, pero es una situación muy difícil, porque muchos operan bajo la ilegalidad y pueden haber muchos lugares de este tipo en diferentes partes”, reflexionó.

1 COMENTARIO

  1. Buenas tardes…porqué será que el gobierno no volvió a tocar el tema del ingreso de indocumentados en la zona ,será que se dió cuenta que por no amarrarse los bloomers y ser tan flojo con el asunto de los contagiados ilegales metió las cuatro extremidades….y porque el ministro no dice cuantos europeos o extranjeros estan internados ocupando camas en hospitales

Comments are closed.