Edgar Fonseca, editor

El gobierno acordó abrir tres zonas para atender al menos 800 migrantes residentes en condiciones irregulares y de salud en la región fronteriza con Nicaragua, confirmó la Directora General de Migración, Raquel Vargas.

El plan denominado de “zonas” entrará en funcionamiento dentro de 15 días en conjunto con la CCSS, Salud, la Comisión Nacional de Emergencias, entre otras entidades locales, y organismos internacionales como OPS, ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones, dijo la jerarca.

Aclaró que será para residentes en la zona y no para eventuales nuevos arribos.

Fuentes fidedignas dijeron a este editor que en dichas “zonas” podrían llegar a ser atendidos hasta 966 migrantes.

Las fronteras terrestres no se abren

El ministro de Seguridad, Michael Soto, destacó esta tarde de viernes que dicho plan no implica la reapertura de fronteras terrestres. Siguen cerradas, advirtió.

Soto dijo que dicha iniciativa tampoco implica desmontar el amplio operativo de seguridad y vigilancia desplegado por su cartera desde marzo tanto en la frontera norte como en la de Panamá cuando se decretó la emergencia por la pandemia del nuevo coronavirus.

La directora de Migración coincidió en que no está prevista la reapertura de fronteras.

El plan de seguridad ha generado el rechazo de al menos 16 mil migrantes irregulares, en su mayoría desde Nicaragua, en los últimos cinco meses.

Tres zonas, primera en Peñas Blancas

El plan de zonas lo desarrollarán en localidades limítrofes altamente impactadas por la presencia de migrantes en medio de la pandemia.

Pretenden replicarlo en la frontera con Panamá y en la región Huetar, altamente vulnerable a migrantes.

La primera zona en abrir será una en Peñas Blancas, escenario en la últimas semanas de una emergencia con al menos 500 nicaragüenses que pretendían cruzar hacia su país pero fueron rechazados por tropas y antimotines apostadas a lo largo del sector limítrofe.

Una segunda zona operará en donde existe un refugio de haitianos, escenario también de recientes incidentes por la incertidumbre que les rodea en cuanto avanzar hacia a EE.UU. como ellos lo pretenden.

Grupos de migrantes haitianos quemaron parte de sus campamentos y bloquearon la ruta Interamericana Norte.

Según la directora de Migración, habrá una tercer zona destinada a migrantes que resulten positivos covid-19 y que estén en condición vulnerable de calle.

Los casos positivos deberán ser hospitalizados, conforme los protocolos de Salud, confirmó Vargas.

La jerarca de Migración dijo que no se trata de crear nuevos albergues.

Personal de Médicos sin Fronteras, entre otras Ongs, participarán de la asistencia sanitaria a quienes sean ubicados en las tres zonas.

Aparte de la atención institucional local, el plan de zonas se financiará con cooperación internacional, según la funcionaria.