Edgar Fonseca, editor

La anestesióloga María Luisa Cedeño, quien, según el OIJ, fue asesinada dentro de una habitación del hotel La Mansión Inn en Manuel Antonio, Quepos, el 20 de julio anterior, murió de un “trauma craneal” producto de un fuerte movimiento en su cuello que le quebró la cervical, reveló el abogado José Miguel Villalobos, abogado defensor de un hombre de apellido Bodaan, dueño del inmueble, investigado en relación con este caso.

“Ella muere de un trauma craneal producto de un movimiento en el cuello que le quiebra la cervical, que es como algo similar como una persona que le quiebra el cuello a una gallina, es decir, hace un movimiento fuerte en el cuello, le quiebra la cervical, la persona entonces sufre un trauma craneal por el impacto y no puede respirar, de eso fue lo que falleció”, ratificó Villalobos ante consultas telefónicas de este editor la tarde del sábado 15 de agosto.

“Tiene otros golpes, pero no son los que le causaron la muerte y unas heridas que son aparentemente de un objeto contundente”, amplió Villalobos 

“Lo que debería el Ministerio Público es determinar quién o quienes podían tener la aptitud de causar esa lesión en el cuello, porque no es algo que pueda causar cualquier persona. La gente cree que es muy fácil hacer eso con un ser humano. Se requiere un conocimiento y una capacidad atlética o de dominio de artes marciales o de sicariato o de conocimientos médicos para poder hacer ese giro en el cuello para matar a un ser humano”, afirmó Villalobos quien regresó de Quepos a San José el sábado tras cumplir con audiencias judiciales mediante las que a Bodaan le fueron impuestos el viernes 14 seis meses de arresto domiciliario con monitoreo electrónico.

Dicha persona junto a dos individuos de apellidos Herrera, bailarín nicaragüense, y un costarricense de apellido Miranda, ingeniero en sistemas, son los tres investigados por la Fiscalía como supuestos relacionados con la muerte de Cedeño, de 43 años, ex jefa de anestesiología del hospital CIMA, cuyo cuerpo fue encontrado a mediodía del lunes 20 de julio en la habitación 3 del hotel.

La víctima llegó a vacacionar sola, con una mascota, al hotel el sábado 18 de julio. Fue vista por última vez el domingo 19.

Según versiones iniciales, ella bajó esa noche a la recepción a recoger una botella de vino. Sin embargo, el abogado Villalobos dijo que ella pidió el servicio a la habitación y se lo llevaron a las 4:30 p.m.

Su cuerpo fue encontrado por personal de servicio el lunes 20 a mediodía.

A Bodaan, presidente de la Cámara de Comercio de Quepos, por quinto año consecutivo, y quien, según Villalobos, es dueño del 92% de las acciones del hotel, las autoridades judiciales lo incriminan por supuesta relación con mordeduras que detectaron exámenes forenses en el cuerpo de la víctima, reveló dicho abogado la noche del viernes en un video que grabó y subió a redes a petición de canal 7.

¿En qué contexto se da la muerte de la doctora?

“No puedo –advirtió– comentar de lo que señalan las pruebas. La persona muere dentro de la habitación, la puerta de atrás, la habitación tiene dos accesos, uno sobre el pasillo principal sobre esa puerta solamente puede ser abierta con una llave electrónica y las evidencias de la computadora que determina cada señal de ingreso a esa puerta señala que el último ingreso con llave a esa habitación fue la noche anterior y no se abrió esa puerta con ninguna llave, ni la de la doctora, ni con la llave maestra ni ninguna llave de nadie más porque eso queda registrado en una computadora que inclusive no está en el hotel. Eso lo maneja una empresa externa, es decir, la única posibilidad que una persona haya entrado por esa puerta principal que da al pasillo, sería que la propia doctora hubiera abierto, y en la puerta de atrás que es una puerta corrediza, que da a un patio con un césped, únicamente se puede acceder si se abre desde adentro, porque tiene un gancho, no tiene un llavín ni ningún otro acceso por fuera. No aparece la ventana quebrada. Entonces la única posibilidad es que haya dejado la puerta abierta o la doctora hubiera abierto, es decir, las posibilidades de acceso a esa habitación son únicamente que la doctora voluntariamente por error o con conocimiento de las personas, o dejó abierta la puerta de atrás o abrió engañada por alguien, no existe otra posibilidad de acceso por medio de llave”. 

“Lo que se ha indicado –agregó– que la doctora estaba tomando alguna bebida espirituosa, en este caso vino, con otro persona, es absolutamente falso. Las copas, era una copa de vino y una copa de agua, dos botellas de San Pellegrino y una botella de vino. No pareciera que fueran dos personas, sino que las dos copas lo que reflejan es que la doctora tomaba vino en una copa y agua en otra copa, no que existieran dos personas tomando, ni mucho menos”. 

“También –manifestó– se ha divulgado en redes sociales que esa fotografía, que se ha vuelto famosa de las copas, la envió ella a una amiga, con la que estaba chateando el domingo cerca de las 8:30-9  de la noche, diciéndole “aquí estoy, pasándola bien” o una expresión similar. Creo que utilizó una frase muy tica… porque en realidad la mesa estaba muy ordenada y ella estaba nada más con las botellas “Aquí estoy con la perrita, ya casi me voy acostar”. Eso se lo dice a una amiga, pues la amiga ha puesto la fotografía y esas conversaciones en algunas redes y por eso lo comento. No pareciera que hubiera entrado nadie a tomar ningún trago con ella”. 

El misterio de cómo ingresó alguien más

“Aquí el misterio es cómo ingresó una persona a esa habitación si no utilizó ninguna llave y no rompió ninguna puerta”, sostuvo. 

“Lo que el Ministerio Público debe investigar –puntualizó– es cómo pudo la doctora haber abierto voluntariamente o si fue que dejó abierto por inadvertencia la puerta de atrás, y entonces ahí ingresó por la puerta corrediza, que hubiere quedado abierta.

“Debe analizar también –afirmó–  la causa de la muerte. Originalmente se dijo públicamente, que ella había sufrido heridas punzocortantes en su cuerpo. Eso fue una de las mentiras también del señor …  porque en el cuerpo no se encontró ni una sola herida punzocortante”.

“Ella –aseguró el abogado Villalobos– muere de un trauma craneal producto de un movimiento en el cuello que le quiebra la cervical, que es como algo similar como una persona que le quiebra el cuello a una gallina, es decir, hace un movimiento fuerte en el cuello, le quiebra la cervical”. 

“La persona entonces sufre un trauma craneal por el impacto y no puede respirar. De eso fue lo que falleció”, ratificó. 

“Tiene otros golpes –dijo dicho abogado– pero no son los que le causaron la muerte y unas heridas … que son aparentemente de un objeto contundente. Entonces lo que debería el Ministerio Público es determinar quién o quienes podían tener la aptitud de causar esa lesión en el cuello, porque no es algo que pueda causar cualquier persona, la gente cree que es muy fácil hacer eso con un ser humano, se requiere un conocimiento y una capacidad atlética o de dominio de artes marciales o de sicariato o de conocimientos médicos para poder hacer ese giro en el cuello para matar a un ser humano”.

Bodaan no la conoció de previo

El defensor enfatizó que su cliente no conoció de previo a la victima en su carácter de jefa de anestesiología en el CIMA, en razón de dos cirugías a las que se sometió en febrero en dicho centro de salud.

Atacó versiones en redes que así lo consignaron. “Falso”, afirmó y sostuvo que el anestesista fue otro profesional.

“Si hubiera sido ella la que estaba en la cirugía, pues hubiera preguntado por … (su cliente)  para saludarlo, y nunca preguntó por él ni se saludaron ni nada. 

“No la conocía ni antes ni durante la estadía”, insistió.

También calificó de mentira versiones que aseguran que la doctora Cedeño fue invitada por su defendido al hotel La Mansion. “Absolutamente falso”, aseveró.

La doctora Cedeño –dijo Villalobos– hizo la reserva del hotel por medio de Booking como consta documentalmente.

“La reservación que hizo por Booking aparecen dos personas en la reservación, pero Booking marca automáticamente dos personas.

“La reservación se hace a dos personas, y no sabemos si eso obedeció a que tomó el modelo normal de Booking, que reserva dos, una habitación, llegó sola y nunca nadie más la visitó.

“Creemos que no es que iba a reservar para dos, sino que el sistema de Booking le reservó para dos. Llegó sola. Estaba para irse sola. Nunca la visitó nadie y únicamente la acompañó su perrita. 

“Ella llegó únicamente acompañada por su perrito. Llegó el sábado en horas de la mañana, y su salida era para el lunes, a las 10 de la mañana había ordenado su desayuno, y siempre estuvo sola, nunca la visitó nadie, ni en la habitación, ni en la recepción, ni nadie pasó por ahí”, detallo el defensor.

Su defendido se entera de la presencia de la víctima en el hotel hasta que trasciende la muerte, añadió. 

“Él ni siquiera sabía que estaba en la habitación 3 porque él no está en la recepción del hotel ni tiene porqué andar saludando a los huéspedes”, destacó Villalobos.

Según Villalobos, fue la primera vez que Cedeño estaba en el hotel, que lo visitaba y que reservaba en el hotel.

La relación con los otros 2 sospechosos

En cuanto a la relación de su cliente con los otros dos sospechosos, el defensor Villalobos explicó que en el caso de Herrera, este había trabajado como bartender en el hotel pero fue despedido ante la emergencia de cierre por la pandemia.

Según Villalobos, Herrera le pidió permanecer en el hotel porque no tenía donde vivir a lo cual Bodaan accedió, como lo ha hecho con otros empleados, mientras resolvía su situación económica.

Herrera –agregó el abogado— se quedó en la habitación 21 de abril hasta la fecha del crimen. 

Ayudaba cortando el jardín, limpiando la piscina como una especie de canje mientras resolvía su situación económica. No existe ninguna relación. 

En el caso de Miranda –según Villalobos—conoce a su defendido desde hace aproximadamente 15 años pero no tenían ningún contacto desde entonces.

Aproximadamente 22 días antes del asesinato de la doctora Cedeño, según el abogado defensor, Miranda llegó al hotel a pedir a Bodaan que le permitiera realizar una labor de teletrabajo y se ofreció a ayudar con telemarketing y a actualizar la página web del hotel, a lo cual su cliente estuvo de acuerdo. 

Miranda permaneció en la habitación 7. Tras el crimen fue detenido el sábado 25 de julio en un condominio en Jacó.

Prueba débil, imprecisa, falta de calidad científica

Villalobos calificó la prueba incriminatoria contra su cliente como “débil, imprecisa y falta de calidad científica”.

“La prueba –relató dicho abogado— que se aportó el pasado jueves, porque ese es el día y la hora en que llegó el informe policial del OIJ a la fiscalía de Quepos, determina tres aspectos en relación con mi cliente. 

“El primero que se encontraba, según él, muy cerca de la habitación número 3 en horas de la madrugada. A eso debo indicar que es absolutamente falso. El señor Bodaan nunca estuvo muy cerca, ni cerca de la habitación número 3 en ningún momento, ni de la madrugada ni en ningún otro momento. 

“El segundo elemento que dice el OIJ es que esa cercanía, digamos geográfica, que es falsa, se dio en horas muy cercanas al momento de la muerte e indica que eso fue entre las 2 a.m. y las 3 a.m. cuando el señor Bodaan estaba en la piscina del hotel llamándole la atención junto con…, la pareja del señor Bodaan, al señor Herrera. 

“Entre las 2 a.m. y las 3 a.m. es una hora lejísima de la hora más lejana de la muerte. 

“Según la autopsia la muerte de la doctora Cedeño ocurrió entre las 4:48 a.m. y las 12:48 p.m., en ese del día 20 de julio, lunes. En ese espacio temporal dice la autopsia que ocurrió la muerte y si el propio OIJ dice que lo más tarde que el señor Bodaan estuvo en el área de la piscina llamándole la atención a Herrera en virtud de la llamada que le hizo el guarda de que estaba borracho y que estaba haciendo ruido, entonces don … sube ayudado por su pareja … y le llama la atención a … y lo llevan a la habitación entre las 2 a.m. y las 3 a.m., en realidad 2:20 a.m. es la hora exacta. 

“Pero si la hora más lejana de la hora de la muerte son las 4:48 a.m., ¿cómo puede el OIJ decir que es una hora muy cercana a la de la muerte? Solo de mala fe o mintiendo como hace el señor que se ha acostumbrado a mentir como director del OIJ en Quepos”, cuestionó el abogado Villalobos.

La pericia odontológica

También puso en duda la pericia odontológica forense. 

Según Villalobos un odontólogo forense dictaminó que de las tres mordeduras que tiene el cuerpo de la occisa, la de la mejilla y la del antebrazo dice “no se puede excluir” que sean de su cliente.

Técnicamente “no se puede excluir” significa que puede ser, pero puede no ser, esto significa “no se puede excluir”, sostuvo el defensor. 

“Y la razón por la que diga “no se puede excluir” es porque la prueba de una mordedura en un cadáver es una prueba absolutamente imprecisa, completamente diferente por ejemplo a una prueba de ADN, de sangre, de piel, de semen, de huellas digitales que son pruebas que tienen más de un 99% de precisión, digamos de exactitud. 

“La prueba de mordedura tiene el siguiente gravísimo problema, en el cuerpo de la doctora Cedeño que fue levantado  por el OIJ a las 4:48 p.m. del lunes 20 de julio, fue encontrado a la 1:39 p.m., la autopsia se realizó a las 8:30 de la mañana del día martes 21 y es durante la autopsia, que no sé a que hora terminó, se inició a las 8:30 de la mañana, en que la doctora …, médico forense, le tomó las fotografías a las mordeduras, y esas fotografías se las pasó al doctor …, odontólogo forense, quien no sabemos la fecha exacta en que hizo los análisis de las imágenes, es decir, las imágenes de las mordeduras en el cuerpo de la occisa, se tomaron más de 24 horas después de haber fallecido la doctora”, agregó Villalobos.

“Eso significa –advirtió– que aunque ya sea un cadáver, las mordeduras no permanecen exactamente en la misma condición que tenían cuando se dieron las mordeduras, primer elemento endémico de la prueba. El segundo elemento endémico de la prueba es que las mordeduras en la prueba comparativa son imágenes, es decir, no es que se hizo un molde con las mordeduras, no es que tomaron el cuerpo y le vaciaron algún elemento para hacer un molde de la mordedura, sino que lo que hay es una imagen, una fotografía, y entonces lo que tenemos es una comparación ahora sí en molde de las dentaduras de las personas que se encontraban en el hotel a esas horas, con una imagen, por eso es que esa prueba es casi inservible, porque estás comparando moldes de dientes con imágenes de mordeduras”. 

“El cuarto elemento –citó el abogado– es que en la comparación de la mordedura de la mejilla, lo que dice la pericia odontológica de Fernández es que coinciden dos dientes incisivos, recordemos que las personas tienen 32 dientes, es decir según la pericia coinciden dos, y con base en ello dicen no se puede excluir”.

“Me parece una falta de seriedad –resaltó– en una pericia de una mordedura de 32 dientes, determine que coinciden dos, y con base en eso dicen que no se puede excluir, y en la mordedura del antebrazo. Dice el doctor (odontólogo forense) que coincide el contorno, esa es la palabra que usa, coincide el contorno o sea ni siquiera coinciden dientes, o sea es el contorno y agrega un elemento muy particular, en su pericia, dice que esa mordedura en el antebrazo, dice que es un movimiento defensivo, con lo cual está afirmando que esa herida, esa mordedura, fue dada en vida, cuando una mordedura es dada en vida evidentemente la mordedura, la piel está viva, la posibilidad que la mordedura se mantenga como se dio es bastante débil a diferencia de si usted muerde un cadáver, porque el ser humano mientras está vivo sufre movimientos de la piel, que eso es evidente”.

“Mi cliente tiene sus rodillas operadas, un cáncer en las rodillas”

“El otro elemento terrible que tiene esta pericia es que si la mujer occisa, estaba defendiendo”, destacó.

Dijo que su cliente “es un hombre que casi no puede caminar, tiene sus rodillas operadas, un cáncer en las rodillas que se le extirpó un tumor, tiene mal de Parkinson, es una persona que no puede caminar solo, sino que tiene que ser ayudado, y la habitación número 3 está a casi 100 metros del apartamento (de su defendido) y adonde hay que subir más de 50 escalones”.

El abogado cuestionó si lo que pretendía el odontólogo forense era decir que su cliente estaba presente en la habitación y mordió un cadáver.

Enfatizó que por la condición de salud de su defendido “eso es absolutamente imposible”. 

“El quinto elemento –profundizó Villalobos– es que el odontólogo forense, cuando hizo la primera prueba de mordedura, dijo expresamente en una entrevista escrita con el OIJ que las tres mordeduras correspondían a una misma persona, y ahora resulta que cuando hace las pericias, según él, la mordedura del… le corresponde a Miranda y las mordeduras del antebrazo y de la mejilla le corresponde… no se excluye que sea Miranda y no se excluye que sea de Bodaan, lo que según él serían dos personas diferentes mordiendo a la occisa cuando el primer día dijo que las tres mordeduras eran de la misma dentadura, lo cual refleja la escasa calidad científica, la falta de seriedad”.

“Con base en semejantes barbaridades” –criticó– detuvieron a su cliente, “lo llevaron a una audiencia y al menos logramos que la propia fiscalía solicitara el arresto domiciliario y no la prisión preventiva, pero el timo de esta pericia es una verdadera charlatanería y la actitud del jefe del OIJ de Quepos es absolutamente irresponsable”.

“Porque ha mentido en varias ocasiones en esta investigación y sostengo están induciendo a serios errores a la fiscalía y muy pronto se determinará que no existe nada serio en contra” de su cliente, sostuvo Villalobos.

Se le preguntó a que atribuía la decisión de incriminar a su cliente este caso y ratificó en vincular al odontólogo forense y al director regional del OIJ.

“¿Cuál es la razón que lleva a mentir de esa manera? No lo sé”, planteó el abogado en cuanto a la actitud del jefe local del OIJ en el caso.

“¿Cuál es la razón que lleva a semejante impericia?, porque eso no es una pericia, es una impericia del odontólogo…. Es tratar de quedar como una persona importante en una causa importante”, añadió.

¿Afecta el suceso la operación de su cliente del hotel?

“No, de ninguna manera. Inclusive la resolución del juez ayer indica que él está en arresto domiciliario pero que puede transitar, moverse, obviamente dentro de las dificultades físicas, por todo el hotel sin ningún problema. No tiene ninguna imposibilidad jurídica de continuar a cargo del hotel, como socio pues casi total, más del 90% y que, aunque no es el gerente, pero es el dueño, y no hay ningún impedimento jurídico y, tampoco, desde el punto de vista estratégico, se va separar de la administración ni de la propiedad del hotel para nada. 

Va a continuar y el hotel va a seguir continuando. En este momento, al igual que el 90% de los hoteles de Manuel Antonio, están cerrados por la pandemia dado que la casi totalidad del turismo que ocupa esos hoteles de lujo en Manuel Antonio es turismo internacional, y con apenas el reinicio de los vuelos pues apenas van a abrir algunos hasta setiembre, otros en octubre, y la operación continuará de forma completamente normal”.

¿Por qué asumió la defensa de Bodaan?

Villalobos dijo que conoce a su cliente desde hace unos cuatro, cinco  años, “en virtud de una serie de consultas que él le hizo con temas relacionados con el hotel y temas legales del parque Manuel Antonio, algunas consultas con relación a las reformas legales a la ley de fideicomiso. Recordemos que ha sido presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Quepos, durante muchos años. Es un hombre muy ligado a la municipalidad y actividades de beneficencia, Cruz Roja, Bomberos, etc. Él en varias oportunidades me hacía consultas. Yo habré ido a ese hotel, antes de este incidente, quizá unas cinco veces los últimos siete-ocho años. Lo conozco a él muy bien y cuando me llamó para hacerme cargo de la eventual defensa civil, porque todavía no se ha presentado ninguna demanda civil de la familia de la occisa contra el hotel, entonces me hizo consultas. Cuando el OIJ allanó el hotel y el apartamento una semana después y les tomó muestras a ellos dos, a don Harry y a su pareja, al igual que a todas las demás personas que estaban ese día en el hotel, inclusive a las otras dos huéspedes que estaban en la habitación 10, a don… que estaba en la habitación 7, a …, al propio guarda … que también estaba a esa hora. Cuando ya les tomaron muestras a todos, él me preguntó qué efectos pues tenía el que hubieran tomado muestras a él y a la pareja, yo le indiqué que a partir de ese momento pues están siendo sometidos a una investigación al igual que las dos muchachas que estaban en la habitación 10 que salieron como a las 11 a.m. antes de que descubrieran el cuerpo y don… entonces me dijo que si yo lo podía representar a él y a su pareja y presentamos un escrito desde la semana pasada donde yo me apersonaba como defensor de don y de don y ayer que yo en todo caso iba a ir a Manuel Antonio ayer para reunirme con ellos y con la fiscal, para ver algunos detalles del caso, ocurrió que se detuvo como arrestado y aproveché entonces mi viaje para apersonarme ya directamente, pero yo desde la semana pasada me apersoné en defensa de él y de don…”. 

1 COMENTARIO

Comments are closed.