Edgar Fonseca, editor/Foto Oscar Navarrete, diario La Prensa, Managua

La Policía de Nicaragua descartó este lunes que el incendio parcial de la Catedral de Managua, que calcinó la histórica imagen de la Sangre de Cristo, el pasado viernes 31 de julio, haya sido provocado por una “acción criminal”, y concluyó que fue causado por una veladora, tal como lo adelantó la vicepresidenta Rosario Murillo, minutos después del suceso, destacan medios de Managua como Confidencial y La Prensa.

Policía concluye que incendio en la Catedral de Managua fue causado por «acumulación de vapores», consigna La Prensa

Con esta versión, la Policía concluyó las investigaciones del incencio en la Catedral, descartando mano criminal. El Vaticano había pedido una investigación “seria, cuidadosa y transparente, agrega dicho diario.

Vaticano exige investigación seria

Previamente, en declaraciones del nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag a The Associated Press, el representante del Vaticano en Nicaragua aseguró que pidió al Gobierno “una investigación seria, cuidadosa y transparente”.“La Santa Sede espera que las autoridades competentes encargadas de la investigación hagan su trabajo”, declaró el nuncio a AP, tras indicar que las profanación y ataques recientes en diferentes iglesias de Nicaragua “son actos delincuenciales promovidos por el odio y la división, lamentablemente muy radicados en gran parte de la sociedad nicaragüense”.Sin embargo, en el informe final sobre el suceso, divulgado a través de medios del Gobierno, el inspector general de la Policía Nacional, Jaime Vanegas, afirmó que “el incendio en la capilla de la Sangre de Cristo no fue intencional, descartándose mano criminal”, según Confidencial

La versión de la Policía, que dirige Francisco Díaz, consuegro del presidente del país, Daniel Ortega, y de Murillo, contradijo la posición de la Iglesia Católica, incluyendo al papa Francisco, que calificaron el incendio como “acto terrorista” o “atentado”, cita dicho medio.

La afirmación religiosa se basó en el testimonio de dos mujeres que presuntamente presenciaron el suceso, quienes afirmaron haber visto que un hombre causó el incendio al lanzar una “bomba” hacia la imagen de la Sangre de Cristo, y luego huir por el hueco que días atrás había dejado el robo de unas verjas en la Catedral de Managua, añade el sitio.