Edgar Fonseca, editor/Getty Images, La Vanguardia, Barcelona

Si decide volar, las probabilidades de que contraiga covid-19 son bajas, según un análisis de expertos. A pesar de los peligros conocidos de los espacios abarrotados y llenos de gente, los aviones no han sido el lugar de los llamados eventos de súper propagación, al menos hasta ahora, destaca un informe del diario La Vanguardia de Barcelona.

Eso no quiere decir –agrega– que volar sea perfectamente seguro; la seguridad es relativa y subjetiva. Pero a medida que las restricciones continúan cambiando, la única forma de avanzar en esta larga pandemia es comenzar a pensar en términos de relaciones riesgo-beneficio. Muy poco es libre de riesgos, pero tal vez algunos riesgos, como volar, son lo suficientemente pequeños como para que valga la pena tomarlos.

Tenemos una probabilidad de 1/4.300 de infectarnos de Covid-19 en un vuelo de 2 horas, es decir, aproximadamente 1 de cada 4.300 pasajeros

Arnold Barnett, profesor de ciencias de la gestión en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, ha estado tratando de cuantificar las probabilidades de contraer Covid-19 en un vuelo. Ha tenido en cuenta una serie de variables, incluidas las probabilidades de estar sentado cerca de alguien en la etapa infecciosa de la enfermedad y las probabilidades de que la protección de las mascarillas (ahora requeridas en la mayoría de los vuelos) falle. Ha explicado la forma en que el aire se renueva constantemente en las cabinas de los aviones, lo que según los expertos hace que sea muy poco probable que contraiga la enfermedad de personas que no están en sus inmediaciones: su fila o, en menor medida, la persona en el pasillo de enfrente, las personas delante o detrás.

La conclusión de Barnett –según La Vanguardia–es que tenemos una probabilidad de 1/4.300 de infectarnos de Covid-19 en un vuelo completo de 2 horas, es decir, aproximadamente 1 de cada 4.300 pasajeros contraerá el virus, en promedio. Las probabilidades de contraer el virus son aproximadamente la mitad,1/7.700, si las aerolíneas dejan el asiento del medio vacío. Ha publicado sus resultados como una preimpresión aún no revisada por pares.

El profesor de biología de la Universidad de Massachusetts Erin Bromage dice que vuela casa semana, ya que asesora a los tribunales federales, estatales y de distrito sobre cómo reabrir y minimizar los riesgos. Mientras que muchos expertos están adoptando un enfoque de tolerancia cero para el riesgo, él está tratando de encontrar un punto medio y ayudando a otros a hacerlo de manera racional, agrega el diario barcelonés.

Ver: La Vanguardia, Barcelona