PuroPeriodismo/Nicaragua/Foto diario la Prensa, Managua

Unos 30 mil trabajadores agrícolas nicaragüenses que viajan cada año a Costa Rica para levantar la cosecha cafetalera y de otros rubros productivos se enfrentan a la incertidumbre si podrán viajar o no este año, debido a que las fronteras terrestres siguen cerradas, informa el diario La Prensa de Managua.

Uno de los requisitos claves es presentar el test negativo de covid-19, y en Nicaragua esta prueba solo la realiza el Ministerio de Salud (Minsa), y cuesta $150, equivalente a 5.197.5 córdobas, más que el salario promedio real, agrega dicho medio.

A fincas desde café, melón, naranja

Leonardo Torres, presidente de la Cámara Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa Turística (Cantur), explicó al diario que tienen problemas para el traslado de los nicaragüenses trabajadores temporales que al cierre de cada año viajan a Costa Rica a laborar en fincas de café, melón, naranjas, entre otros.

Según dijo, uno de los inconvenientes son los exámenes de covid-19. Hasta ahora conocen que Costa Rica se ha mostrado flexible y se habla de un muestreo aleatorio entre toda la población laboral.

Sin embargo, una vez que finalice la estancia de los nicas, cerca de ocho meses, esperarían que el Gobierno de Nicaragua realice la misma gestión que Costa Rica haría para su ingreso, y es ahí, donde estaría el conflicto, indica Torres, ya que Nicaragua ha estado cerrada en la postura que cada persona que ingrese al país debe presentar las pruebas de Covid-19.

Ver: La Prensa, Managua