PuroPeriodismo/Nicaragua/ Infoilustración diario La Prensa, Managua

Las remesas familiares procedentes de Costa Rica y Panamá sufrieron una reducción de 28.3 millones de dólares entre los meses de enero y agosto de este 2020, con respecto al mismo período en 2019, informó hoy el sitio La Prensa de Managua.

Costa Rica es, después de EE.UU., el segundo emisor de remesas familiares hacia Nicaragua, destaca el sitio.

Los datos aparecen en las estadísticas publicadas el viernes (16/10/2020) por el Banco Central de Nicaragua (BCN), lo que significa que las remesas familiares sí han sufrido el impacto de la crisis sanitaria del Covid-19. Los montos de dinero proveniente de esos dos países centroamericanos comenzaron a descender en marzo y se han mantenido en negativo hasta agosto, cita el diario.

Más desde Costa Rica

De acuerdo con la información oficial, las remesas provenientes de Costa Rica tuvieron una merma de $17.5 millones, mientras las de Panamá, de $10.8 millones.

Sin embargo, en términos porcentuales el panorama es distinto porque los montos de dinero enviados desde Costa Rica son mayores. De hecho, ese país sigue estando en el segundo lugar del origen de las remesas familiares que recibe Nicaragua, aunque España está muy cerca de alcanzarlo.

Porcentualmente hablando, los montos de remesas procedentes de Costa Rica cayeron en alrededor del 9 por ciento y las de Panamá, 19 por ciento.

Las remesas provenientes de Estados Unidos y España han aumentado.

Por el desempleo

Para el sociólogo Cirilo Otero, la caída de las remesas provenientes de Costa Rica y Panamá probablemente se debe a que en esos países hay problema de desempleo, debido a la pandemia del coronavirus, aade el sitio.

Otero señaló que, debido a esa misma situación, miles de nicaragüenses se han visto obligados a regresar a Nicaragua, teniéndose que enfrentar en un principio a la negativa del régimen orteguista de permitirles entrar al país. “Lo más escandaloso fue el caso de Panamá”, recordó.