PuroPeriodismo/La Habana/Foto Yucabyte/Cubanet

La Televisión Nacional de Cuba emitió la noche del sábado un programa especial de más de una hora sobre el Movimiento San Isidro, conformado por artistas e intelectuales jóvenes que demandan libertades, en el que se insistió en los vínculos “terroristas” y “contrarrevolucionarios” del rapero disidente Denis Solís, así como en la falta de seriedad como artistas de los miembros del colectivo, informa el sitio independiente 14ymedio.com desde La Habana.

El Gobierno ha continuado, mientras tanto, con una campaña de difamación hacia los activistas, enfatiza dicho sitio.

El pasado jueves en la noche los agentes de la dictadura castrista sacaron a golpes a Luis Manuel Otero, y a los otros 13 huelguistas de Damas 955, donde se encontraban protestando y exigiendo la liberación del rapero contestatario Denis Solís, condenado a ocho meses de prisión el 11 de noviembre, en un juicio sumario, por el supuesto delito de desacato, destaca el sitio Cubanet. Otero depuso la huelga de hambre en un hospital adonde fue llevado por la fuerza por agentes de seguridad.

Tienen miedo

Algunos usuarios en redes sociales criticaron duramente el programa, calificándolo de “mentira” y “manipulación”. “El solo hecho de que tengan que hacer una transmisión especial para desacreditar lo sucedido ayer es suficiente para saber que tienen miedo, que ya no nos engañan”, expresó en un tuit Ernesto Mirabal, según dicho medio.

En la emisión intervino el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, que en la madrugada del viernes al sábado recibió a una treintena de los más de 300 artistas que se encontraban apostados ante la sede del ministerio desde hacía doce horas en solidaridad con San Isidro.

“No es lo habitual que tengamos que reaccionar a una petición formulada de esa manera”, reconoció Rojas. “En algunos medios se ha dicho que es la primera vez que se produce una reunión de este tipo, a tenor de una demanda planteada por un tipo de personas con inquietudes, pero eso no es cierto”, intentó aclarar a continuación. “Lo peculiar de esta vez fue la concentración de personas”.

El viceministro dijo que la reunión, que duró unas cuatro horas, fue “difícil” y “no complaciente”, pero que “no hubo ningún tipo de violencia verbal” y se llegó a un “ambiente constructivo”. Asimismo, confirmó que se comprometieron a “esclarecer” la situación de Denis Solís y a “interesarse” por la salud de Otero Alcántara. “Tenemos la voluntad de cumplir lo que acordamos”, aseguró Rojas, según 14ymedio. 

Ver: 14ymedio, La Habana