Edgar Fonseca, editor

Especial diario Clarín, Buenos Aires

Se levantó alrededor de las 10, se sintió mal y se volvió a acostar. Pero, sus dos fieles guardianes (Maximiliano Pomargo y Johnny Espósito) no se quedaron tranquilos. Por eso, enseguida empezaron a comunicarse con los contactos más estrechos de Diego Maradona, relata el diario Clarín de Buenos Aires, sobre las últimas horas del astro argentino en su casa donde que hallado muerto víctima de un paro cardiaco este miércoles.

Desde el doctor Leopoldo Luque hasta su amigo y abogado Matías Morla, pasando por sus hijas que viven en Argentina: Dalma,Gianinna y Jana. Alrededor del mediodía, en el barrio San Andres, en el límite entre Tigre y Escobar, había media docena de ambulancias. Todos se pusieron a tratar de lograr el último milagro en la vida del Diez: recuperarlo del paro cardiorespiratorio que sufrió este maldito miércoles 25 de noviembre…, añade Clarín

Nada pudieron hacer. 

Murió Diego Maradona primició Clarín, el primero en confirmar la triste noticias por dos fuentes directas del entorno del Diez. La conmoción en el mundo ya empezó a ser total. Maradona, aquel que el 31 de diciembre de 1999 a las 18, un día antes de entrar en el nuevo Milenio, me había dicho en una habitación del hotel Cristóforo Colombo, en Palermo: “El mejor deportista del Siglo fui yo”.

Estaba ansioso, deprimido, angustiado en los últimos días y por eso, tanto Luque como su psicólogo Carlos Díaz y su psiquiatra Agustina Cosachov estaban analizando el “Plan Retorno a Cuba”, para que Diego volver a un lugar que ama, la tierra de su gran y entrañable amigo Fidel Castro y donde pasó otra etapa dura en su vida.

Estaba tan mal Maradona en estos días que se activó el Plan Cuba nuevamente. En este último caso, se volvió a insistir en estos últimos días con la “invitación” que Tony Castro, hijo de Fidel, les comunicó al círculo íntimo del exfutbolista para ofrecerle estadía y privacidad para reponerse, consigna el diario bonaerense.

Ver: diario Clarín, Buenos Aires