Edgar Fonseca, editor/Google Images

A las puertas de las celebraciones de fin e inicio de año, el ministro de Salud, Daniel Salas, llamó a la población a no tirar la toalla de las medidas sanitarias para no facilitar una eventual segunda ola agresiva de covid-19 que podría exponer al país a 3.000 o 4.000 muertes en cuestión de dos meses.

“Sería muy doloroso. No tendríamos una Noche Buena, tendríamos una noche mala. Es algo que tenemos interiorizar, no tirar la toalla, porque si tiramos la toalla, el virus se aprovecha”, advirtió el viernes durante la conferencia de seguimiento a la pandemia.

“Este año es diferente. Este año está esperando los descuidos que tenga la población, o las negligencias, no solamente descuidos, para agarrar fuerza, y ya estamos viendo un aumento de hospitalización y UCI. Nos está pegando un aviso. Tenemos que tratar de hacer ese esfuerzo. Lamentablemente el virus no descansa y ¡ no respeta celebraciones. Más bien está esperando las oportunidades que le demos”, dijo.

Resaltó que mucha gente espera que el 2020 dejarlo como el año del covid y dejarlo atrás.

“No el covid todavía sigue y hasta que no logremos niveles altos de vacunación en la población, podemos empezar a pensar de retomar muchas de las actividades o ir suavizando algunos protocolos, pero mientras no tengamos esa realidad, el virus es un enemigo implacable que no va perdonar. No va dar una pausa. Arrasa donde le den la oportunidad”, alertó.

Salas reconoció que la tasa R de contagio ha crecido en las últimas semanas y está por encima de 1.

Le angustia la fatiga de la gente

Salas admitió la fatiga que hay en la población de seguir acatando las medidas sanitarias tras casi nueve meses de emergencia por la pandemia.

“Me angustia porque es un asunto que es mundial, es la fatiga mental, la gente ya está cansada de estar cumpliendo con muchas de las medidas sanitarias, pero entre más fatiga haya y más tirar la toalla y decir que ya el covid no me importa, vieran que al virus sí le importa mucho la población todavía”, enfatizó.

“Yo puedo decir que a mí no me importa el virus, pero al virus sí le importa muchos hospedarse en la población y enfermarlos gravemente, más los que tienen factores de riesgo, y esa es una realidad que no podemos ignorar”, aseveró.

Vacuna, doble dosis, la segunda 21 días después

A la espera de la llegada de la vacuna anticovid-19 de cualquier de las fuentes contratadas, Salas sostiene que quienes la reciban deben tener presente que se trata de una doble dosis, cuya segunda aplicación no eebe pasar de 21 días. De lo contrario pierde su eficacia.

“Es importante indicar de una dosis y la otra, la segunda tiene que aplicarse 21 días después, ya si se pasa al día 24 ya no sirve”, afirmó el jerarca de Salud.

“Ya la eficacia no se logró”, remarcó mientras el país está pendiente de la aprobación en EE.UU. de la vacuna de Pfizer o AstraZeneca, las dos firmas que han anunciado un grado de efectividad superior a 95% de la nueva vacuna.

“Es importante para que la población lo tenga muy presente que se va a requerir dos dosis, por ser un virus el SARS-COV2 que nunca ha circulado en la humanidad, se requieren dos dosis para cualquiera de las vacunas”, insistió.

Finalmente garantizó que la CCSS encamina el mecanismo para la refrigeración a muy bajas temperaturas en particular de la vacuna Pfizer.