Edgar Fonseca, editor

El anuncio esta semana de que una vacuna contra el coronavirus barata y fácil de fabricar parecía tener hasta un 90 por ciento de efectividad fue recibido con júbilo, destaca The New York Times.

“Consíguete un vaccaccino”, celebró un tabloide británico, señalando que la vacuna, desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, cuesta menos que una taza de café.

Un error clave

Pero desde que dio a conocer los resultados preliminares, AstraZeneca ha reconocido un error clave en la dosis de la vacuna recibida por algunos participantes del estudio, lo que se suma a las preguntas sobre si la eficacia aparentemente espectacular de la vacuna se mantendrá bajo pruebas adicionales, cita el Times.

Los científicos y expertos de la industria dijeron que el error y una serie de otras irregularidades y omisiones en la forma en que AstraZeneca reveló inicialmente los datos han erosionado su confianza en la confiabilidad de los resultados. Los funcionarios de Estados Unidos han señalado que los resultados no fueron claros, enfatiza el medio.

Fue el jefe de la principal iniciativa federal de vacunas, no la compañía, quien reveló por primera vez que los resultados más prometedores de la vacuna no reflejaban datos de personas mayores.

El resultado, dijeron los expertos, es que las probabilidades de que los reguladores en Estados Unidos y en otros lugares autoricen rápidamente el uso de emergencia de la vacuna AstraZeneca están disminuyendo, un revés inesperado en la campaña mundial para acorralar la devastadora pandemia, añade el sitio neoyorquino.

“Creo que realmente han dañado la confianza en todo su programa de desarrollo”, dijo Geoffrey Porges, analista del banco de inversión SVB Leerink.

Michele Meixell, portavoz de AstraZeneca, dijo que los juicios “se llevaron a cabo con los más altos estándares”.

Ver: The New York Times, After Admitting Mistake, AstraZeneca Faces Difficult Questions About Its Vaccine