PuroPeriodismo/Sucesos/Foto New Zealand Herald

El conservacionista neozelandés, Pete Bethune, de 55 años, mordido por una terciopelo el sábado 26 de diciembre en un sector selvático de Punta Encanto a unos 13 kilómetros de Golfito, continúa mejorando pero tiene detallados efectos secundarios que, según él, desconciertan a los médicos, informa el sitio New Zealand Herald.

En su última actualización en las redes sociales, un Bethune con aspecto de alerta reveló que el tratamiento para la mordedura de serpiente venenosa está funcionando y que su pierna hinchada está empezando a desinflamarse, agrega el Herald.

Está pendiente de respuesta una consulta de PuroPeriodismo ante la CCSS sobre la evolución del tratamiento al afamado conservacionista cuya emergencia ha generado atención internacional.

La ingle negra y blanda

Bethune ha revelado algunos impactos desagradables, diciendo que su ingle es motivo de preocupación ya que el área ha cambiado de color, está inflamada y se ha vuelto “negra, blanda y blanda”, agrega el sitio que le ha dado continuo seguimiento a la emergencia en nuestro país.

“Los médicos le dieron un vistazo, están un poco perplejos por ello, están diciendo que no es normal con un catéter, y simplemente se han ido para tener una charla sobre lo que van a hacer”, dijo el conservacionista, según dicho sitio.

“Me preocupa que las cosas se pongan negras allí”, agregó.

Bethune, quien fue mordido por una víbora, terciopelo, Fer-de-lance en la selva costarricense, dijo que ahora podía mover levemente su pierna lesionada, describiéndola como una pequeña victoria, cita la versión.

Bethune dijo que al momento del ataque sintió que le había entrado una tonelada de veneno

“La hinchazón se ha reducido bastante y ya no tengo esos dolores agudos que me recorrían la pierna”, detalló, según el Herald.

También reveló que estaba cerca de ser trasladado a un hospital diferente para someterse a una cirugía.

“Iban a abrir la pierna para aliviar la presión, pero afortunadamente justo a tiempo la hinchazón se estabilizó y ahora definitivamente está bajando y mejorando”, relató.

Además de la dolorosa hinchazón, había una bola apretada donde la víbora hundió sus colmillos en su pantorrilla.

“Los médicos han dicho que puede haber daño muscular permanente. Dijeron que no lo sabrán hasta dentro de una semana o dos, pero me conformaré con eso después de lo que pasó”, cita el medio neozelandés.

La emergencia

El hecho tuvo lugar en en el sitio conocido como Punta Encanto, situado entre Golfito y Río Esquinas, aproximadamente a ocho millas del puerto, informó Seguridad Pública.

Según el reporte oficial, la serpiente que lo atacó fue una terciopelo.

Hablando desde su cama de hospital en Costa Rica, dijo que había notado el montón de hojas y se aseguró de tener cuidado con él. “Simplemente lo extrañé escondiéndose debajo de la hoja. Pasé junto a él y se dio la vuelta y me golpeó la pantorrilla por detrás”, relató al sitio NewstalkZB de Nueva Zelanda.

La rápida actuación de oficiales del Servicio Nacional de Guardacostas y socorristas de la Cruz Roja posibilitó salvarle la vida a Bethune, destacó Seguridad.

Una tonelada de veneno

“Cuando me golpeó … me di la vuelta y aquí está retrocediendo. Supe de inmediato que era un Fer De Lance y supe que estaba en problemas.

“Me puso una tonelada de veneno”, destacó. 

El hombre de 55 años, fundador de la organización sin fines de lucro Earthrace, estaba con varios miembros de la tripulación cuando ocurrió el incidente. 

Se apresuraron a ponerse en contacto con el personal médico y hacer planes para llevar a Bethune a un lugar seguro para recibir ayuda médica urgente. Los miembros de la tripulación intentaron llevar a Bethune a través de la jungla, pero debido a que el terreno era tan empinado, se vio obligado a arrastrarse unos 2,5 km. 

“Cuando te muerde una de estas cosas, la mejor acción es quedarte quieto”. 

A veces, Bethune tenía que arrastrarse y arrastrarse por terreno accidentado de la jungla e incluso a través de cascadas para ponerse a salvo. 

Más tarde, un miembro de la tripulación lo subió a cuestas en la playa, hasta un barco que los estaba esperando para llevarlos al continente. 

Todavía no estoy fuera de peligro 

“Al final, estaba básicamente incapacitado”, dijo. 

Dijo que si no hubieran logrado salir antes del anochecer, lo que los obligó a pasar la noche en la jungla, dudaba que hubiera sobrevivido. 

Los médicos continúan monitoreando su situación y es posible que sea necesario que lo operen, después de que su pierna izquierda duplicó su tamaño durante la noche. 

“Me preocupa terminar con algún daño permanente o algo así. 

“El veneno ha llegado a mi ingle … y ha empeorado progresivamente en el último día. 

“La pierna es enorme … parece casi grotesca”. 

Sin embargo, habían visto signos positivos en la última hora, ya que no había habido más crecimiento. Cuando se le preguntó sobre la serpiente después de que fue mordido, Bethune dijo que retrocedió mientras él y su tripulación hicieron lo mismo. 

No sufrió daños y el personal solo se acercó nuevamente para obtener fotos, ya que los médicos locales a menudo querían pruebas para saber exactamente qué medicamento se debía administrar. 

Bethune dijo que estaba “feliz de estar vivo” y que mantendría los dedos cruzados, pronto estaría fuera de peligro.

Auxilio de emergencia

Según Seguridad, Bethune se encontraba dentro de una zona selvática de Punta Encanto junto con otros compañeros cuando fue mordido en una pierna por una serpiente venenosa, por lo que, al ser alertada la Estación de Guardacostas de Golfito, de inmediato fue desplazada una embarcación con varios oficiales y una cruzrojista.

Tras llegar a las aguas cercanas a Punta Encanto, los guardacostas y socorristas se adentraron en la selva más de 500 metros para poder darle los primeros auxilios al paciente, a quien lo cargaron al hombro para extraerlo del bosque y llevarlo hasta la lancha.

Luego de llegar al muelle de la Marina Bahía Golfito, fue trasladado de emergencia a bordo de una ambulancia de la Cruz Roja hasta el hospital local.

Seguridad destaca a Bethune como un legendario productor de documentales y activista ambiental, fundador de la organización ambientalista Earthrace Conservation.

Su activismo conservacionista lo ha llevado a luchar contra la pesca ilegal, la minería ilegal y la caza furtiva mediante diversos proyectos en África, Asia y Centroamérica.

Ver: New Zealand Herald