“Estados Unidos no está dispuesto a tolerar estas amenazas a la democracia de Nicaragua, ni tampoco la opresión al pueblo nicaragüense”, advirtió el Secretario de Estado, Mike Pompeo, tras la aprobación de una ley en Managua que fulmina la participación opositora en las elecciones presidenciales de noviembre 2021.

“Esta semana, el régimen de Ortega se aisló todavía más en la región al aprobar una ley que, en la práctica, podría prohibir que nicaragüenses que defienden la libertad se postulen a funciones públicas en las elecciones del año próximo, enfatizó el jerarca norteamericano.

La oey fue aprobada por la mayoría de 70 diputados sandinistas.

Los opositores la califican de inconstitucional.

La ley amenaza con impedir la participación de líderes opositores vinculados a actos golpistas, según los acusa el régimen de Daniel Ortega.

Para el Secretario Pompeo, la implementación de esta norma contribuirá a debilitar incluso más a las instituciones y los procesos democráticos al prohibir que figuras de la oposición se postulen a elecciones, lo cual podría convertir a los comicios de 2021 en una “elección” meramente nominal.

Advierte más sanciones

“Estas acciones –destacó Pompeo– se suman a la aprobación en la Asamblea Nacional de una Ley sobre Agentes Extranjeros que atenta contra la posibilidad de los nicaragüenses de lograr cambios democráticos, así como de una Ley de Ciberdelitos que reprime de manera sistemática la libertad de expresión”.

“El Hemisferio Occidental es ahora un hemisferio de libertad, salvo por unos pocos regímenes autoritarios de poca relevancia, como el de Nicaragua”, el alto jerarca estadounidense.

“Estados Unidos no está dispuesto a tolerar estas amenazas a la democracia de Nicaragua, ni tampoco la opresión al pueblo nicaragüense”, sentenció.

“Hemos adoptado medidas, que incluyen sanciones a miembros de la familia de Ortega y a su círculo de allegados corruptos, para incentivar a su régimen a adoptar reformas democráticas en forma previa a las elecciones presidenciales programadas para el 7 de noviembre de 2021 en el país”, añadió.

“Nuestros socios europeos y en la OEA también se han manifestado de manera enérgica contra la represión que ejerce el régimen de Ortega, y la UE ha impuesto sanciones propias”, aseveró.

“Por el bien del pueblo nicaragüense, instamos una vez más a Ortega a revertir el curso de sus acciones, respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales y permitir que haya elecciones libres y justas. De lo contrario, Estados Unidos no dudará en imponer mayores consecuencias”, advirtió.