PuroPeriodismo/Champions League/Foto Paris Saint-Germain

Con un contundente, 1-3, el PSG, con Keylor Navas de titular y un Neymar inspirado, trituró hoy al Manchester United en el Old Trafford y prácticamente aseguró su pase a la ronda final en Champions League.

¡Victoria heroica en el teatro de los sueños!, resalta el sitio oficial del PSG.

Acabó ganando el PSG en uno de los mejores partido de esta fase de grupos. El equipo parisino se acaba llevando los tres puntos gracias a un doblete de Neymar, que no estuvo bien en la segunda parte, si en la primera, y un gol de Marquinhos. Con esta victoria a los franceses les vale con ganar el partido contra el Istambul, ya eliminado. El United se jugará el pase contra el Leipzig. El empate le vale a los ingleses, mientras que los alemanes necesitan ganar, destaca Marca de Madrid.

Neymar rompió temprano

Los visitantes hicieron un buen comienzo y se lanzaron al frente cuando Neymar perforó a los de casa tras un disparo desviado de Kylian Mbappé apenas a los seis minutos, reseña el sitio eurosport.

El Paris Saint Germain salvó su match-ball en Old Trafford. El Teatro de los Sueños despertó al finalista de la Champions de la pesadilla que vivía cuando, avanzada la segunda mitad, estaba fuera del partido. Con 1-1 en el marcador era el United quien dominaba, y amenazó con revertir el marcador en una vaselina de Cavani, que impactó en el travesaño. Avanzando a oscuras los de Tuchel, encontraron la luz a balón parado: un córner servido por Neymar, rematado por Ander Herrera desde la frontal y resuelto tras varios rebotes por Marquinhos en el área pequeña. El central brasileño superó a De Gea y regaló a los suyos un triunfo que vale oro, o lo que es lo mismo: un empate en la última jornada bastará al PSG, relata el sitio sport.es de Barcelona

Más complicado queda el panorama para los de Solskjaer, agrega dicho sitio. Necesitaban tan solo un punto para certificar su pase, y no cuajaron un mal partido. De hecho, fueron superiores en muchas fases. Pero la mordacidad de cara a puerta que les sobró en París, en su feudo les faltó. El técnico noruego apostó por el enrachado Cavani en el once y una defensa de cuatro que, en el arranque, fue abrumada por Neymar.

PSG tuvo un arranque perfecto

El inicio fue perfecto para el PSG, y se prolongó con un intento de Florenzi que despejó De Gea. Pero el paso de los minutos les insufló miedo, y el United se creció. Jugaron con fuego los ingleses, a través de un inconsciente Fred. El brasileño rozó la expulsión, primero en una entrada de plancha, luego con una enganchada con Paredes. El colegiado se la perdonó con una amarilla, que acabaría siendo clave, sostiene sport.es.

En el gol, a Keylor lo vendieron

La respuesta del United la dio Rashford. Afortunado el inglés, que probó un tiro inocente desde la frontal que se envenenó al tocar en Danilo, y dejó vendido a Keylor Navas. Se llegó con empate al descanso, y fue el United quien tomó las manijas tras la reanudación. Tuvieron el segundo a las botas de Martial, que la mandó a las nubes, y Cavani, que chocó con el travesaño. Y justo en su mejor momento, llegó el córner de Marquinhos, añade el sitio catalán.

El 1-2 no fue el único golpe que recibió el United. Fred volvió a pecar de ímpetu, y vio la segunda amarilla por una entrada a Ander Herrera. Con inferioridad numérica, el PSG solo tuvo que poner la puntilla. La perdonó Mbappé en una contra, no lo hizo Neymar. El brasileño completó su doblete, a asistencia de Rafinha, y deja al PSG con un pie en los octavos de la Champions, resalta sport.es.

Al final, fue el resultado correcto, admite eurosport. El United tuvo buena suerte en una primera mitad en la que el PSG fue cómodamente el mejor equipo. Los visitantes tenían la delantera y deberían haber tenido una ventaja de un hombre mucho antes que ellos: Fred escapó con una tarjeta amarilla por lo que claramente parecía un cabezazo, enfatiza dicho medio.

El United seguirá clasificado si evita la derrota en la sexta jornada, pero podría afrontar una noche mucho más incómoda de lo que esperaban en Leipzig, especialmente con el derbi de Manchester contra el City apenas cuatro días después, advierte eurosport.