PuroPeriodismo/Nicaragua

Pese al optimismo del régimen de Daniel Ortega, propagando la idea de que la economía ha exhibido fortaleza a pesar de la pandemia, los primeros datos de los indicadores que durante años han sido claves para sostener el crecimiento económico, revelan un derrumbe monumental hasta septiembre: la inversión extranjera y el turismo se hunden en más de un 45 por ciento respecto a los resultados de 2019, que de por sí ya fue un mal año, junto con 2018, destaca el diario La Prensa de Managua.

Según la balanza de pago publicada por el Banco Central de Nicaragua, los flujos de ingresos de Inversión Extranjera Directa (IED) registran una caída de 54.10 por ciento hasta septiembre de este año comparado con igual periodo del 2019, lo que refleja el severo golpe de la crisis sanitaria. El desplome se profundiza si se compara con el acumulado en el 2017, previo al impacto de la crisis política en el 2018.

En términos absolutos,  hasta septiembre Nicaragua acumula 165.4 millones de dólares en ingresos por inversión extranjera mientras que en igual periodo del año pasado sumaba 360.4 millones de dólares. Es decir que el país ha dejado de captar por este concepto 195 millones de dólares en términos netos, detalla el diario.

José Adán Aguerri, expresidente del  Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) y presidente de Comité Consultivo de la Integración Económica (CCIE) en Centroamérica, señala que esos niveles actuales ubican al país a niveles de hace 10 años atrás, situación que empeora por la crisis política que sigue sin resolverse.

«Fue en el 2010 la última vez que tuvimos números tan bajos. Estos resultados reflejan uno de los principales efectos económicos que la crisis sociopolítica y la falta de respuesta de la misma ha tenido para el país», consideró.

Aguerri consideró que el promedio de estos dos años apenas representa el 47 por ciento  de la media de los siete años anteriormente mencionados.

Al expresidente del Cosep le preocupa  que  que esta tendencia se pudiera mantener  para el 2021 a niveles que son la mitad de lo que habíamos logrado crecer.  «Sin salida a la crisis sociopolítica no hay visos de que se vuelvan a ver números a los anteriores al año 2018», avizoró.

Empresarios tienen temor de invertir

El asesor económico del régimen orteguista, Bayardo Arce, admitió durante la entrevista que concedió al Canal 14 que hay empresarios, tanto nacionales, como extranjeros, que tienen temor de invertir en Nicaragua, pero, como parte del mismo discurso que mantiene la dictadura, señaló a los opositores y a los Estados Unidos de haber sido los primeros en correr la inversión, agrega La Prensa.

Según el Banco Central, la Inversión Extranjera Directa del país pasó de 1,035.4 millones de dólares, en 2017, a US$837.6 millones, en 2018, y US$503 millones, en 2019. Es decir, ese indicador registró un descenso de 40 por ciento el año pasado, antes de la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19.

“Aquí hay empresarios que nos han dicho con sinceridad a nosotros que eventualmente tienen temor de que les apliquen sanciones y les apliquen medidas por estar haciendo inversión en Nicaragua. Y lo dicen empresarios nacionales y extranjeros”, admitió, según el medio.

Colapso turístico y empresarial

Arce reconoció el fuerte golpe de imagen que sufrió el régimen por la rebelión ciudadana de abril 2018 y la posterior represión que dejó al menos 300 muertos y 1.300 presos políticos.

“Yo creo que lo primero que corrió aquí la inversión fueron los actos golpistas del 2018. Eso cerró prácticamente la industria hotelera del país. Mató toda la industria turística. Paralizó todo el comercio y toda la inversión inmobiliaria. Tan es así que vos podés ver ahí una cantidad de centros comerciales que se construyeron todavía vacíos. Entonces qué inversión va a venir con la situación que se estaba dando en ese momento. Y después efectivamente vienen las amenazas de los bloqueos”, aseveró Arce, quien en otros tiempos era el enlace del Gobierno y el sector privado de Nicaragua, según La Prensa.