Edgar Fonseca, editor/Google Images

“Costa Rica envía sus mejores deseos y felicitaciones a Cuba en el 62 aniversario en el Día de La Liberación”, citó un tuit divulgado por Relaciones Exteriores de San José el 1º de enero que generó reacciones de repudio en las redes.

Analistas lo calificaron de “vergonzoso”.

“Somos CR DiplomaciaDigital”, añadió el tuit, hecho público a la 1:40 p.m.

“Somos acción exterior”, agregó.

Además aludió en un hastag al Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Dura reacción

En las redes no se hicieron esperar fuertes reacciones de repudio.

“Este tuit es vergonzoso y hace una mofa del compromiso histórico de Costa Rica con la defensa de los derechos humanos”, criticó el analista internacional Juan Carlos Hidalgo, exmiembro del Cato Institute y vinculado al PUSC, en un tuit a las 5:33 p.m. de este sábado 2 de enero..

“La pregunta que siempre hay que hacerles a los entusiastas de la dictadura cubana es: ¿desearían ustedes un régimen similar para su país?”, agregó.

“¿Vergonzosa ignorancia o inaceptable complicidad?”, cuestionó el analista y exembajador de Costa Rica ante la ONU, Eduardo Ulibarri, en un tuit a las 8:16 p.m. de este sábado.

“La Cancillería no parece saber que la real fiesta nacional de Cuba es el 20 de mayo, fecha de su independencia”, resaltó.

“El “Día de la Liberación”, por el que oficiosamente felicita al régimen, es el inicio de la dictadura”, remarcó.

“Indignante” reaccionó el periodista y exembajador en Venezuela, Ricardo Lizano.

Un año de derrotas

El tuit de la cancillería tica trascendió mientras en La Habana analistas independientes destacan que el año que acaba de concluir fue de derrotas para el régimen con una creciente tensión social, protestas e incidentes de rebeldía ciudadana como el Movimiento San Isidro que reúne a cientos de intelectuales y artistas disidentes fuertemente reprimidos en fin de año.

Los dos últimos meses de 2020 trajeron un aluvión de noticias. En noviembre, los sucesos protagonizados por el Movimiento San Isidro, posteriormente redimensionados con la presencia de centenares de jóvenes artistas reclamando libertad frente al Ministerio de Cultura, relata el periodista Reinaldo Escobar del sitio independiente 14ymedio.com

Lo ocurrido alrededor del Movimiento San Isidro, en especial la desproporcionada respuesta represiva del régimen, despeja cualquier duda sobre los efectos corrosivos que tiene la libertad en medio de una dictadura. El Gobierno desestimó la capacidad de convocatoria de un reducido grupo de artistas que decidieron acuartelarse para protestar por la detención de uno de los suyos, el rapero Denis Solís, agrega el periodista.

El asalto a la sede del movimiento no quedó impune y, aunque algunos de los que se plantaron el 27 de noviembre frente al Ministerio se excusaban aclarando que ellos no compartían todo lo que se hacía en San isidro, coincidían en que era necesario reconocer el derecho a la discrepancia, destaca Escobar.

Coincidiendo con las celebraciones por el Día de los Derechos Humanos, el presidente Miguel Díaz-Canel, con la silenciosa presencia de Raúl Castro, anunció en una intervención especial en la Televisión Nacional el inicio de nuevas medidas económicas a partir del primero de enero de 2021.

Cambios más profundos

La tasa de cambio de 24 pesos cubanos por un dólar, la extinción definitiva del peso convertible y un conjunto de medidas tendientes a eliminar gratuidades y subvenciones introducirán los cambios más profundos en la vida diaria de los ciudadanos, cita el periodista Escobar.

La subida del precio de la tarifa eléctrica de 9 centavos el kilovatio hora (kWh) a 40 enfrentó una reacción de tal magnitud que a los pocos días de anunciada tuvo que ser rectificada, dejando en 33 centavos el precio del kWh. Para algunos todo eso fue un truco y desde el principio anunciaron precios que ya sabían que iban a rebajar; para otros, fue un triunfo de la protesta ciudadana reflejada esencialmente en las redes sociales, agrega el reporte de 14ymedio.

Posteriormente se han anunciado los aumentos de las tarifas del agua y de los precios de los medicamentos y se espera que en los primeros meses de 2021 se conozcan otras malas nuevas. Pero más allá de lo que falta por saberse y de los muchos hechos que servirían para narrar este año que termina, 2020 demostró que los cubanos ya no somos los mismos. El pulso entre el Gobierno y la ciudadanía se saldó -en repetidas ocasiones- en tablas o con el oficialismo cediendo terreno. 2021 podría ser el escenario de otras tantas derrotas para el régimen, advierte dicho analista.

Ver: 14ymedio.com, La Habana

________________________

1 COMENTARIO

Comments are closed.