Nicaragua llegó esta semana a 2.951 muertes por covid-19, según un reporte independiente de la pandemia, mientras los bares y discotecas lucen repletos de gente, en especial jóvenes, sin guardar ninguna medida de protección sanitaria, denuncia el diario La Prensa de Managua.

EE.UU. lanzó una alerta a sus ciudadanos el 2 de febrero para los viajes a Nicaragua por la propagación del coronavirus y la limitada disponibilidad de atención médica.

El régimen de Daniel Ortega solo confirma 170 muertes tras 11 meses de pandemia, lo que es puesto en duda por entes internos y externos.

Bares y discotecas a reventar

En marzo de 2020, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo: «Tengo un mensaje para los más jóvenes: No son invencibles, el virus los puede poner en el hospital por semanas o incluso matarlos». No es la única advertencia dirigida a los jóvenes sobre los riesgos de Covid-19. Sin embargo, en Nicaragua, por lo que se puede ver en bares y discotecas de Managua, esos mensajes no están siendo escuchados, destaca dicho diario.

Aunque algunos de los jóvenes, de entre 20 y 35 años, que están viviendo con normalidad la vida nocturna en la capital de Nicaragua, dicen que pasaron días encerrados en sus casas por temor a contraer el virus o perder a uno de sus seres queridos o su misma vida, en la actualidad han decidido salir a los bares y discotecas, añade el sitio.

La pandemia, para ellos, ya parece ser cosa del 2020, ya que algunos refieren que ya tuvieron el virus y que están inmunizados. Otros dicen que simplemente se cansaron de estar encerrados.

Según relata el diario, en plazas, rotondas y avenidas de la capital, donde se come, bebe y baila, se mantienen a tope, como si en el país no estuviera presente la pandemia que ha matado a 2.49 millones de personas en el mundo. Los sitios permanecen tan llenos, que no queda lugar para estacionarse. Los jóvenes llegan casi siempre los viernes, después del trabajo.

En el caso de las discotecas, se comienzan a llenar a partir de las diez de la noche. Los jóvenes llegan arreglados y elegantes, sin mascarillas, siendo notorio que los únicos que las utilizan son los trabajadores de los locales. Los clientes hablan de frente a los meseros para solicitar alguna bebida. Y el metro y medio de distancia, recomendado para evitar el contagio, se pierde en la pista de baile, agrega el diario.

Muertes no ceden

En la semana del 28 de enero y el 3 de febrero, el Observatorio Ciudadano Covid-19 en Nicaragua registró cuatro muertes más, sospechosas del covid-19 en el país, cita La Prensa.

De acuerdo con este organismo independiente, conformado por un equipo interdisciplinario de profesionales voluntario, el acumulado de muertes sospechosas de Covid-19 en el país (desde que llegó la pandemia hasta el 3 de febrero de este año) ascendió a 2.951.

Además, el Observatorio informó que 61 personas más adquirieron el virus en la semana del 28 de enero y el 3 de febrero.

Diferencia abismal

Las cifras del Observatorio Ciudadano Covid-19 en Nicaragua acerca del número de personas que se han contagiado con este virus en el país distan mucho de las que presentó esta misma semana el Ministerio de Salud (Minsa), ratifica La Prensa.

Desde que el virus llegó al país, en marzo de 2020, y el 3 de febrero de este año, el Observatorio reporta 12.777 casos sospechosos de Covid-19, mientras que el Minsa informó este martes que el país lleva un acumulado de 6.299 casos confirmados de la enfermedad y 170 muertes.