Edgar Fonseca, editor

El rechazo de ingresos de nicaragüenses, particularmente por los puestos migratorios de Las Tablillas y Peñas Blancas, frontera norte, se disparó el año anterior, y alcanzó 96% versus 2019, según cifras oficiales de la Dirección General de Migración y Extranjería.

En total, al menos 26.407 ciudadanos del vecino país fueron rechazados por los distintos puestos migratorios locales, en particular los dos limítrofes de mayor tránsito en el norte.

Hubo un incremento de rechazos de 96% respecto a 2019 cuando la cifra llegó a 13.507.

Las Tablillas al tope

La mayor cantidad se dio en Las Tablillas, Los Chiles, donde se registraron 14.951 ciudadanos de ese país a los que se les impidió ingresar, en medio del mayor operativo de seguridad dispuesto por Costa Rica en 41 años a raíz de la emergencia sanitaria de la pandemia.

En Las Tablillas, el total de personas a las que se rechazó el ingreso fue de 14.953; la mayoría fueron nicaragüenses, solo un colombiano y un guatemalteco, aparecen en las cifras de rechazos, según los datos oficiales gestionados por este editor.

La cifra de rechazos por ese puesto se incrementó 61% respecto a 2019.

Un año atrás, el número fue de 9.302 en total, de ellos 9.293 ciudadanos del vecino país.

La fuerte restricción a ingresos desde la nación del norte se dio ante la decisión de las autoridades ticas de tratar de evitar la propagación de la pandemia covid-19 dada la ausencia de contenciones sanitarias sanitarias en el país limítrofe.

Un cierre de fronteras terrestres fue decretado el 18 de marzo del año anterior y se mantiene en vigencia hasta el próximo 1 de abril, confirmaron este viernes 26 fuentes oficiales.

En Peñas Blancas el rechazo alcanzó 200%

El puesto migratorio de Peñas Blancas reportó rechazos de 10.832 nicaragüenses, de un total de 10.903 extranjeros.

En comparación con 2019, hubo un incremento de 200%; un año antes la cifra llegó a 3.609 de un total de 3.683.

El puesto de Los Chiles informó de 55 casos.

En el sur y aeropuertos

En la frontera sur, Paso Canoas reportó 450 y Sabalito 12.

Los impedimentos de entrada no se limitaron a puntos terrestres.

También los puestos de los aeropuertos Santamaría, con 97 casos; Oduber, 6; Limón, 3, y Golfito, 1, reportaron rechazo de ciudadanos nicaragüenses.

Otras nacionalidades

Estadounidenses, haitianos, cubanos y ciudadanos de Bangladesh destacan en los rechazos que hubo el año anterior.

El aeropuerto Santamaría reportó 224 ciudadanos estadounidenses a los cuales se les impidió ingresar a territorio nacional.

Paso Canoas informó del rechazo, entre otros extranjeros, de 436 haitianos; 429 panameños; 124 cubanos, 52 colombianos y 48 bangladeíes.

Sabalito reportó los casos de 60 hattianos a los cuales se les impidió entrar.

———————————————————————————————————————————————————————————

Se mantiene cierre de fronteras terrestres

El país mantendrá el cierre de fronteras terrestres durante marzo y hasta el 1º de abril como medida preventiva para frenar la propagación de la pandemia covid-19.

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, ratificó la decisión este viernes.

“Efectivamente”, respondió Soto ante una consulta de este editor sobre si continuaba dicha medida implantada hace un año al desatarse la emergencia sanitaria por la pandemia.

El gobierno anunció el jueves que, como parte de la revisión periódica, el Poder Ejecutivo ha efectuado nuevamente la valoración respectiva dentro del proceso de reapertura progresiva de fronteras, extendía el cierre de las fronteras terrestres de Costa Rica por la pandemia de covid-19 hasta el 1 de abril.

La restricción, parte del mayor operativo de seguridad en fronteras en los últimos 41 años, particularmente en la de Nicaragua, busca evitar el ingreso masivo de migrantes ilegales.

Según la medida, solo nacionales o extranjeros que cuenten con una permanencia legal autorizada bajo las categorías migratorias de residencia permanente, temporal, especiales o no residentes subcategoría estancia, pueden ingresar al país vía terrestre.

El gobierno sostiene que esta prórroga se debe a la importancia de contar con una medida para el abordaje del estado de emergencia nacional por el covid-19 en relación con el manejo de los movimientos migratorios y velar por el bienestar de la población en el país.

El decreto fue firmado por el presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada; el ministro Soto y el ministro de Salud, Daniel Salas;  la vigencia de la medida será revisada y analizada de conformidad con el comportamiento epidemiológico del covid-19 en nuestro país, confirmó Casa Presidencial.