Edgar Fonseca, editor/Foto Seguridad CR

Un total de 45 extranjeros y dos ticos fueron detectados en las últimas tres semanas en el aeropuerto Santamaría cuando pretendían salir del país con pruebas falsas covid-19, informó Seguridad

Las detenciones se dieron del 18 de febrero del 2021 a este viernes 5 de marzo del 2021.

Una prueba negativa PCR con 72 horas de antelación al viaje es exigida entre otras naciones por EE.UU.

También lo exigen naciones europeas.

Los oficiales destacados en el aeropuerto previnieron a nacionales y extranjeros para que no sean víctima de terceros; o bien, presenten los exámenes médicos reales solicitados conforme así corresponde.  

Se exponen a sanciones que van de uno a seis años de cárcel.

Según Seguridad, las 47 detenciones se dieron gracias a las labores conjuntas entre la Policía Aeroportuaria del Servicio de Vigilancia Aérea (SVA) del Ministerio de Seguridad Pública, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la Fiscalía y la Policía Profesional de Migración del Ministerio de Gobernación y Policía. 

Las autoridades policiales aeroportuarias enfatizaron que los 47 pasajeros que pretendían salir del país fueron presentados ante el Ministerio Público por el supuesto delito de uso de documento falso.  

Oleada de casos

El fiscal adjunto de Alajuela, Alejandro Araya Vargas, advirtió que se ha presentado “una oleada” de casos, en su mayoría a personas extranjeras y en menor número de costarricenses.

 Así lo expuso el lunes 1 de marzo, en el programa radial del Ministerio Público, FrecuenciaMP.

Resaltó que los casos han sido detectados por las autoridades de la terminal aérea y personal del Servicio de Vigilancia Aérea, producto de los estrictos controles que se establecieron a raíz de la pandemia y que muchos países rige la obligatoriedad de la prueba de covid-19 para ingresar a sus territorios. 

Según dicha autoridad, en coordinación con el Ministerio de Salud y de esa institución con los laboratorios de los cuales vienen membretados los documentos de los test, han podido verificar que la prueba no salió de ese laboratorio o que nunca se recibió a la persona para la aplicación del examen. 

Proceso en flagrancia

Las personas detenidas –según el fiscal Araya– han sido procesadas mediante la modalidad expedita de flagrancia, por el delito de uso de documento falso; un tipo penal que se sanciona con penas que van de uno a seis años de prisión. 

“Hemos logrado que se realicen informes policiales sumamente rápidos, con un contenido bastante concreto, la identificación plena de las partes y el conocimiento de cuál fue el mecanismo y la forma en que se dio el delito”, añadió. 

Una vez en la audiencia ante el Tribunal de Flagrancia, la mayoría de los casos se han resuelto con salidas alternas que evitan la realización de un juicio, como conciliaciones y suspensión del proceso a prueba, informó Araya. 

En estos casos, explicó, dichas alternativas que establece la legislación permiten que la persona imputada repare el daño causado a raíz del delito, con la donación de insumos necesarios para organizaciones de bien social, que les ayudan a cumplir sus labores. 

Según el fiscal Araya, esto permite a las personas que han incurrido en esta delincuencia la oportunidad de enmendar su error, pero también la opción de, ahora sí, realizarse las pruebas de manera correcta para obtener el resultado y, en la mayoría de casos, regresar a su país de origen. 

En su criterio han detectado casos de personas que, sin saberlo, acudieron a lugares no autorizados para la realización de las pruebas, ante lo que hace un llamado a informarse y pagar el servicio únicamente en los laboratorios avalados por el Ministerio de Salud.