PuroPeriodismo/Foto Victoria Jones, PA, The Guardian, Londres

“Anoche los guardas me llevaron al sótano en un carrito de supermercado. Me encontré con unos monjes encapuchados que me robaron el alma y me convirtieron en un zombi. Me desperté en mi propio ataúd “.

“Escuché a las enfermeras susurrar sobre mí en la noche detrás de las cortinas azules. Están conspirando para asesinarnos a mí y a mi bebé, y vi a uno de ellos sacar una pistola de su bolso “.

“Había un animal salvaje arrasando el mercado en el hospital, atacando a todos hasta que la policía le disparó”.

Estas son las experiencias aterradoras o extrañas que escucho a diario como psicólogo que trabaja en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y las salas de Covid-19 en un hospital de Londres. Las historias son alucinaciones o delirios del delirio de la UCI, un síndrome causado por drogas, infecciones, falta de oxígeno y otras razones médicas. Pero para los pacientes, estas visiones son vívidas e indiscutiblemente reales, destaca un informe especial del sitio The Guardian de Londres.

Hasta el 80% de los pacientes de la UCI tienen delirio, particularmente aquellos que están sedados para ayudarlos a tolerar el tiempo en un ventilador. Estos pacientes suelen recibir un cóctel de psicotrópicos (fármacos que afectan su estado mental) para promover la calma, la comodidad, el sueño y la seguridad, pero que también provocan amnesia, confusión y delirio, agrega el sitio.

El delirio generalmente se resuelve antes de que la gente se vaya a casa, pero los delirios, junto con los eventos médicos traumáticos, pueden perseguir a las personas en flashbacks y pesadillas durante meses o incluso años, cita The Guardian.

Especial PuroPeriodismo: ‘The worst days of my life’: how Covid-19 patients can recover from ICU delirium, The Guardian, Londres