Edgar Fonseca, editor

La escalada de violencia que afecta sectores periféricos del cantón central de Puntarenas ha dejado 21 asesinatos en los primeros 99 días del 2021 y las autoridades temen que empeore de no darse un abordaje interinstitucional contundente e inmediato, tal quedó de manifiesto este viernes en un encuentro del director del OIJ, Walter Espinoza, con representantes de fuerzas vivas del cantón porteño.

La tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes en dicho cantón casi triplica la nacional pues alcanzó 30,7 en 2020 mientras que en todo el país fue de 11,2 según datos compartidos por Espinoza con los líderes porteños.

El cantón porteño pasó de 8 casos de homicidios en 2015 a 43 en 2020 y al ritmo del presente se teme que alcance 84, tal la proyección.

Para los tres primeros meses de 2021 se tiene un total de casos de homicidios dolosos que significan el 70% de los que se efectuaron en 2019 y un 48% de los de 2020, destacó un reporte del OIJ.

Desde el 1° de enero de 2019 y hasta el 5 de abril de 2021 se han registrado 91 casos y la cifra va en aumento, advirtió el análisis.

Los delitos contra la propiedad, como los robos y hurtos son los que más registran una alta incidencia, según el informe.

Aunque pareciera que dichos delitos no atentan contra la integridad de las personas, el jerarca Espinoza destacó que el dato es muy preocupante, “…los hurtos son la antesala de delitos más graves que sí atentan contra la vida de las personas, como las tentativas de homicidio, la tenencia de armas de fuego ilegales y muchos otros más”.

Según el OIJ, se ha incrementado la infracción a la Ley de Psicotrópicos, delito que históricamente genera mayor violencia en las comunidades y el incremento de delitos contra la integridad de las personas. Esto también queda reflejado en los móviles de los homicidios por ajustes de cuentas, propio del narcotráfico. 

Los análisis realizados por los expertos de la Unidad de Análisis Criminal del OIJ, El Roble, Barranca y Chacarita acumulan el 84% de los hechos delictivos de la zona.

Lo atribuyen, entre otras causas, al hacinamiento, la baja escolaridad, la falta de oportunidades de crecimiento económico.

Las autoridades han desplegado en las últimas semanas un intenso operativo para tratar de recuperar el orden y la normalidad en las barriadas más sensibles a las bandas delictivas.

Las acciones se ejecutan tras incrementarse graves hechos de violencia, entre ellos, la aparición de restos humanos decapitados en lo que parece ser un ajuste de cuentas entre pandillas en el barrio fray Casiano.

Duro panorama

Espinoza no titubeó en advertir los riesgos que enfrenta dicho cantón.

“Si la realidad de Puntarenas continúa así, aquí se va a armar una matancinga terrible”, afirmó.

“Y las circunstancias sociales y económicas que hemos detectado no son nada halagüeñas”, enfatizó.

“Sin ser pesimistas la realidad no es tan luminosa como nos gustaría”, añadió.

“Si no hacemos algo, esto se podía descomponer más de la cuenta”, previno.

Espinoza reconoció el impacto de organizaciones narcocrimi nales en la eslada de violencia.

“El Pacífico es una zona de paso de droga y para nuestra mala fortuna muchos pescadores costarricenses se han involucrado con organizaciones criminales”, destacó.

“Tenemos dos opciones o nos mantenemos así o cambiamos las cosas”, aseveró.

“Para eso hay que modificar el entorno y lo que podemos hacer es unirnos un poco”, agregó.

Prometió trabajo, contacto, conexión y conformar el bloque de trabajo para pedir ayuda y que alguien vuelva a ver a Puntarenas.

El OIJ ofreció a las autoridades locales apoyo con el programa de prevención y proyección social que tiene la institución, mediante el cual se imparten charlas sobre uso de redes sociales, consumo y venta de drogas y otros temas importantes para las y los jóvenes en edades escolares y colegiales del país. 

También valoran:

-un estudio sobre la necesidad de personal policial en la zona,

-realización de un convenio de la Municipalidad de la zona con centros de reinserción social existentes para brindar apoyo a las personas en situación de calle,

-creación de una red cultural y deportiva que promueva actividades recreativas sanas para la población y el intercambio con otras regiones, así como

-recuperación de espacios públicos en las zonas con mayor incidencia criminal. 

El encuentro fue compartido con personeros de con representantes de varias instituciones de la zona, quienes también son responsables de la seguridad y estabilidad social, como lo son el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), Instituto Nacional de la Mujer (INAMU), Patronato Nacional de la Infancia (PANI), Cuerpo de Bomberos, Fuerza Pública, Cruz Roja, Aduanas de Caldera, Representantes de la Diputada por Puntarenas, Carmen Chan Mora, personeros de la Municipalidad y algunas otras personas del Poder Judicial, entre otros.