Edgar Fonseca, editor

Dice Ugur Sahin que hará falta una tercera dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer, entre 9 y 12 meses después de haber recibido la segunda. Siendo el fundador de BioNtech (socio de Pfizer en el desarrollo de la vacuna), hay que tomar en serio su anuncio. Pero también tratar de saber si realmente llegará a ser necesario ese tercer pinchazo, y de qué depende que lo sea, informa el sitio Nius de Madrid.

Sahin explica que seis meses después de la segunda dosis, la inmunidad generada por la vacuna (que está mostrando una efectividad del 97%) empieza a decaer. Por eso, estima que, pasados unos meses, debería inyectarse una tercera dosis, para garantizar que la vacuna mantenga ese nivel máximo de inmunidad. Esto viene a confirmar lo que apuntó, hace algunas semanas, el CEO de Pfizer. Albert Bourla dejó caer, incluso, que la vacunación contra la covid podría acabar siendo anual, parecida a la de la gripe, agrega dicho sitio.

Pero los datos que van llegando sobre la efectividad de las vacunas en el mundo real no parecen secundar sus propuestas, al menos de momento. Investigadores de Reino Unido están comprobando, por ejemplo, que en la vida real, la caída de anticuerpos es más lenta de lo que vaticinan Bourla y Sahin. Y además, no hay que olvidar que los anticuerpos no son la única arma con que cuenta el organismo para defenderse del virus, cita Nius.

La inmunidad celular está demostrando, con el paso del tiempo, ser un arma muy potente contra este coronavirus. Tanto, que ya se anuncian vacunas de nueva generación centradas en estimular más esta línea de defensa, la celular.

Especial PuroPeriodismo: Nius, Madrid