Edgar Fonseca, editor/Imagen con fines ilustrativos

El Centro Especializado de Atención de Pacientes con covid-19 (Ceaco) llegó ayer martes a la cifra de 500 personas fallecidas por dicha pandemia desde que inició operaciones el 31 de marzo 2020, confirmó la CCSS.

Después de 448 días abierto, Ceaco contabilizó ayer 500 personas fallecidas y 1.708 rescatadas con cuidados intensivos, ratificó un reporte oficial.

Del total atendidos, 2.208, las víctimas mortales llegaron en este periodo a 23%, lo que evidencia 77% de salvamento en la labor de dicho centro que opera en las instalaciones reconvertidas de CENARE en La Uruca.

El doctor Roberto Aguilar Tassara, director del Centro Nacional de Rehabilitación (CENARE) y de Ceaco reconoció que cada fallecimiento es lamentable.

Resaltó, sin embargo, que los pacientes tuvieron la oportunidad de ser atendidos con las mejores condiciones posibles, gracias a la solidaridad del país y del máximo esfuerzo y cuidados especiales dados por los equipos de salud.  

 “Cada vida rescatada es importante”, destacó al enfatizar en el total de pacientes atendidos y la alta cantidad de casos recuperados tras sufrir covid-19 con complicaciones a veces muy severas y de pronóstico reservado. 

La cifra de recuperados, casos severos y críticos, lo consideró un logro institucional.  

Según Aguilar, Ceaco aportó a la Caja 88 camas de cuidados intensivos de alto nivel tecnológico para atender la pandemia desde el comienzo.

En su criterio esa opción ha sido la ficha clave para poder manejar la atención de pacientes en los momentos más difíciles cuando había saturación plena en la red. 

No podemos imaginar los momentos más difíciles que hemos vivido sin esas 88 camas y ese número deber recordarnos cuántas personas se han salvado gracias a eso, añadió el funcionario.  

Visión y respuesta

Para el doctor Aguilar Tassara hay dos aspectos clave en el éxito de la gestión del Ceaco: primero el impulso a la obra del gerente médico Mario Ruiz Cubillo y luego la gran capacidad de aprendizaje de los equipos de salud para actuar, adaptarse y seguir aprendiendo mientras dan la atención.  

Amplió que la decisión de crear el Ceaco fue vital para que el país alcanzara el logro de mantener en un 1.3% los fallecimientos entre los contagiados, una de las más bajas en las Américas y del mundo, pues gran parte está entre 2% y 4%. 

Ahora, dijo, es fácil darse cuenta de eso, pero fue una decisión difícil en su momento, que implicó la reconversión de un hospital con sacrificios, y el tiempo ha dado la razón. 

Puso de relieve la capacidad de aprender y de adaptarse del equipo de salud, quienes han vivido un cambio constante en el abordaje de la enfermedad según los nuevos hallazgos, que corren a una velocidad tal que lo que hoy se cree como cierto en un mes es completamente distinto.  

“Esa capacidad demuestra que nuestros equipos de salud son invaluables. Su disposición para actuar mientras aprende es alta y es admirable que sigan haciéndolo, aún con la fatiga acumulada de la pandemia”, aseveró.

“Me siento muy orgulloso y si, bien, hemos llegado a la cifra de 500 fallecidos, considero un logro el número alto de personas enfermas críticas que hemos rescatado”, remarcó.

  • Con información de José Mairena Morera CCSS