Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter Carlos Alvarado Q.

El presidente Carlos Alvarado está dispuesto a jugarse el pulso que se le venga con la oposición en momentos legislativos clave y defendió este lunes el nombramiento del exdiputado y fundador PAC, Ottón Solís, en la OCDE, designación que ha sido atacada por diferentes sectores políticos y empresariales.

“Tengo criterio propio sobre lo que debe ser esa representación y creo que el presidente es electo para tener criterio”, respondió Alvarado esta mañana a los medios tras reinaugurar el curso lectivo en la escuela de Sarchí norte, suspendido 7 semanas por la ola pandémica.

Alvarado dio sus primeras manifestaciones públicas tras una ola de oposición que arrancó con u comunicado de seis fracciones legislativas contrarias a la designación de Solís y culminó el domingo con un llamado de ocho exministros de Comercio Exterior a que reconsidere el nombramiento.

La agenda FMI eebe aprobarse

“Los diputados son costarricenses, yo soy costarricense y creo en el espíritu patriótico”, afirmó. 

“Creo que la agenda relacionada con el Fondo es buena para el país y necesaria, es una agenda que se debe aprobar”, desafió el mandatario mientras desde fracciones como la del PLN surgen amenazas de descarrilar la agenda relacionada con el crédito por $1.778 millones aprobado por el organismo multilateral.

“Los diferendos políticos no deben estar de por medio en algo que per se es bueno para el país”, respondió el gobernante.

“En todo caso yo soy el que designa al ministro del ramo”, sentenció al justificar su polémica escogencia para la representación país ante la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico. 

¿Extralimitación?

“Si estuviera extralimitándome a mi mandato sería una situación de preocupación y si alguien considera que hay algo ilegal puede usar las herramientas institucionales para dilucidarlo, las que tiene la democracia”, planteó al dejar abierta la posibilidad de que el nombramiento sea cuestionado en instancias jurídicas.

“Es el criterio del presidente, es mi criterio, para lo que creo que es mejor para una representación que es importante para el país”, insistió.

“En esa delegación como en cualquier otra, la voz de la representación del Estado la tiene el Poder Ejecutivo”, remarcó.

“No es una embajada cualquiera, no es la voz de un sector o de un partido político, es la voz de la jefatura de Estado”, añadió.