Edgar Fonseca, editor/Foto Corriere dello Sport, Italia

Tras un derroche de personalidad, entrega y orgullo la selección española sucumbe en los penaltis ante una Italia a la que desfiguró en su juego, lamenta Marca de Madrid.

España se va devastada de la Eurocopa cuando estuvo a un tris de tocar la gloria.

En el adíos más cruel de los últimos años España se queda sin Eurocopa. Italia te mata así, sin merecerlo, con los boinas verdes en el césped. La selección española derrochó grandeza hasta que cayó en el punto de las lamentaciones. El grupo de Luis Enrique desfiguró al rival, pero le dejó vivos los genes. Era la tercera prórroga seguida para España y se rompió el embrujo. Dani Olmo, inmenso todo el partido, y Morata, autor del empate, no metieron sus penaltis. Italia está en la final, destaca Marca. 

De esta Eurocopa multinacional se va una selección nueva a la que hay que mimar. El desapego ha pasado al afecto. Luis Enrique ha construido una secta que ha superado una montaña de inconvenientes. Es la hora de las lágrimas y del orgullo, añade el más famoso sitio deportivo español.

Especial PuroPeriodismo: Marca, Madrid