Edgar Fonseca, editor

Diecisiete magistrados de la Corte Plena decidieron este lunes enviar a la auditoría interna del Poder Judicial el informe final de labores de la exfiscala general, Emilia Navas, para que decida si cumple con la normativa correspondiente.

El informe presentado por Navas el lunes anterior fue objeto de intenso debate en la sesión matutina con particulares críticas de algunas magistradas.

“El informe no cumple con los requisitos de la Ley General de Control Interno y las directrices de la Contraloría, por lo que no se adecua al artículo 11 de la Constitución Política”, cuestionó la magistrada Roxana Chacón de la Sala II.

Sin dar más detalles, Chacón reveló que Navas mencionó 470 asuntos tramitados durante su gestión.

“Lo que corresponde –dijo– es pasar el informe a la Auditoría porque está mal hecho”, dijo.

“No responde a las directrices puntuales que establecen las diferentes leyes”, aseguró.

Según dicha magistrada, la Auditoría tendría que resolver qué hacer, porque Navas ya no es funcionaria del Poder Judicial.

La deliberación se dio tras la renuncia de la exjerarca el 29 de junio en medio de fuertes críticas y presiones de algunos diputados y tres sindicatos judiciales debido a sus inhibitorias en polémicos causas como el escándalo Cochinilla debido a parentesco con el abogado Francisco Campos, su esposo, defensor de varios imputados en ese y otros procesos.

Navas inicialmente descartó renunciar para no ver afectada su trayectoria de 32 años en el Poder Judicial.

El lunes 21 de junio, una mayoría de magistrados descartó iniciar una investigación en su contra y avaló la legalidad de sus inhibitorias, conforme el Reglamento del Poder Judicial y un protocolo del Ministerio Público.

Ese día el magistrado Fernando Cruz, presidente de la Corte Suprema de Justicia, sí vio razón para abrir un procedimiento interno a la exfiscala pero no tuvo respaldo.

Una semana más tarde al no ceder las críticas, Navas anunció que se acogía a su jubilación.

Inicialmente previó su salida para el final de agosto pero se inclinó por adelantaría el 29 de junio.