El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo otorgó la nacionalidad nicaragüense al expresidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, quien tiene una orden de captura internacional por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito, peculado y lavado de dinero, informa el sitio Confidencial de Managua.

Junto al expresidente salvadoreño, fueron también nacionalizados nicaragüenses su esposa Rosa Margarita Villalta, su hija Claudia Lissette Sánchez Villalta, y su nieto Juan Carlos Guardado Sánchez —también relacionado a un caso de corrupción—, según certificaciones del Ministerio de Gobernación (Migob), publicadas en el Diario Oficial La Gaceta, de este viernes 30 de julio de 2021, agrega el sitio.

Según el Gobierno, cada uno de los beneficiados con la nacionalidad nicaragüense “ha cumplido con los requisitos y formalidades establecidos en la Constitución”.

De acuerdo con la Fiscalía salvadoreña, Sánchez Cerén recibió 530 000 dólares cuando se desempeñaba como vicepresidente del mandatario Mauricio Funes (2009-2014), quien tiene seis órdenes de captura por diversos actos de corrupción. Funes huyó hacia Nicaragua en septiembre de 2016, y en julio de 2019 recibió la nacionalidad nicaragüense junto a su esposa y dos de sus hijos. La Constitución nicaragüense prohíbe la extradición de sus ciudadanos, cita Confidencial.

Sánchez Cerén —excomandante guerrillero del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)— está en Nicaragua desde noviembre de 2020, según funcionarios de la Administración de Nayib Bukele.