Edgar Fonseca, editor/Foto Copa Oro

A un mes de haber tomado las riendas de la Selección Nacional, el timonel colombiano Luis Fernando Suárez tiene una prueba de fuego este domingo ante la fuerte Canadá en Dallas, Texas, para alcanzar semifinales de la Copa Oro.

De triunfar, no solo se encumbraría a toparse con el eterno enemigo del fútbol tico, México, sino que extendería la luna de miel en que anda con la afición tras tres triunfos consecutivos, luego de un largo bache sin ganes.

Suárez mantiene un verbo optimista prudente aunque desafiante.

Es una final

“Mostramos cosas interesantes en todas las líneas, llegamos motivados y con ganas de ver esto como una final”, advirtió en la previa del choque ante los norteamericanos.

“Respetamos mucho al equipo que vamos a enfrentar, porque está jugando bien”, añadió.

“Si los anteriores partidos fueron complicados, este lo será todavía más”, reconoció horas antes del partido que se jugará a las 5 p.m. en el AT&T Stadium de Dallas.

Y admitió que la nacional tiene mucho por trabajar y mejorar.

“No hemos tenido un partido continuo en todo sentido, de ataque y defensa”, aceptó.

“Es difícil porque uno enfrenta a otro equipo que también intenta ganar, pero es algo en lo que debemos mejorar, esa continuidad en nuestro juego”, agregó.

Suárez, sin embargo, sigue firme en aspirar al título mientras Honduras, El Salvador y Panamá le dijeron adiós al torneo.

“Desde el principio la idea era venir acá a la Copa a ser protagonistas, nunca nos quitamos la responsabilidad de buscar el título”, sostuvo.

“Los jugadores se dieron cuenta de que ese protagonismo está ahí, porque aunque haya baches, en el recuento de la Selección costarricense hay más historias buenas que malas”, resaltó Suárez tras la seguidilla de tres victorias ante Guadalupe, Surinam y Jamaica, esta última un rival director en la octogonal hacia Catar que se juega la semifinal hoy ante EE.UU.

Se guardó las cartas

El estratega prefirió mantener reserva con el once titular de este domingo.

“No es aconsejable anunciarlo antes, hay que resguardarnos un poco”, afirmó.

El único seguro de salida será el porteo Esteban Alvarado ante la expulsión de Leonel Moreira en el choque ante los jamaiquinos.

El defensor Óscar Duarte disfruta el retorno a la Sele tras recientes lesiones.

“Quería estar en la Selección, venir a esta Copa, gracias a Dios al final me trajeron y aquí estamos para ayudar”, dijo

“Hemos venido trabajando acertadamente y ganamos, pero también aprovechamos para corregir algunas cosas que no estuvieron bien. Venimos con confianza y muchos deseos de clasificar”, resaltó.

  • Con información de Fedefútbol