Edgar Fonseca, editor/Foto Minor Solís, Asamblea Legislativa

La exfiscala general, Emilia Navas, denunció ante un relator de la ONU supuestas presiones del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Fernando Cruz, y de magistrados, en el desempeño de su función que culminó el 29 de junio tras denuncias de sindicatos judiciales y de diputados por sus inhibitorias en casos polémicos bajo investigación.

Navas remitió la denuncia ante Diego García-Sayán, relator de la ONU a cargo de temas sobre la Independencia de Magistrados y Abogados.

No hay reacción aún de Cruz ni de Corte Plena sobre las denuncias de Navas.

La exfiscala afirmó que Cruz la llamó por teléfono el 25 de junio ara presionar su jubilación, por lo que ella decidió retirarse el 29 de junio y no el 25 de agosto.

Denuncia represalias

“Para evitar la continuidad de represalias contra el Ministerio Público y, en particular, contra la Fiscalía General de la República y el excelente trabajo de la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, represalias que se recrudecieron desproporcionadamente a partir del llamado “Caso Cochinilla”, y debido a la presión ejercida por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia y Magistrado de la Sala Constitucional, Sr. Fernando Cruz Castro, y a las serias advertencias que recibí de que algunos magistrados y magistradas que deseaban impedir mi jubilación y el pago de mis prestaciones laborales, y que, a tal propósito, estaban dispuestos a abrir procesos disciplinarios en mi contra, con un rápido traslado de cargos para revocar mi nombramiento, tomé la decisión de adelantar la fecha de mi jubilación para el 29 de junio de 202”, asevera Navas en el documento ante el representante ONU.

“Fernando Cruz Castro, se empeñó en generar ante la población una sensación de falta de confianza del país hacia el cargo de la Fiscalía General de la República y su equipo de trabajo por la supuesta ineficiencia y pérdida de legitimidad del Ministerio Público en la investigación y persecución de delitos de corrupción, calificando el trabajo de la Fiscalía como –literalmente– un ‘desgaste’”, enfatizó.

“Con ello, el Sr. Cruz Castro hacía eco de los ataques que muchas de las personas investigadas (tanto con inmunidad como sin ella) y sus abogados defensores, realizaron durante mi gestión”, amplió en su denuncia la exfiscala.