Edgar Fonseca, editor/Foto YouTube Asamblea Legislativa

La exvicepresidenta y embajadora en España, Ana Helena Chacón, dijo este martes ante diputados que un individuo de apellido Cartín, sospechoso de pertenecer a una red narco, se infiltró en una cita gestionada por un grupo comunal en 2017 en Casa Presidencial.

“Lo que quisiera es que ningún otro jerarca tuviera que pasar por lo que estoy viviendo yo, hoy, venir a dar cuentas por una reunión que se dio, de buena fe, a personas que también la solicitaron, estoy segura, de buena fe, porque logró infiltrarse en esa reunión, y digo infiltrarse porque él fue quien convenció a las señoras que podrían ir a mi despacho, pensando que ahí su proyecto saldría adelante”, afirmó Chacón en comparecencia virtual desde Madrid.

Según su testimonio, brindado ante la comisión investigadora de Seguridad y Narcotráfico, el individuo al parecer había ofrecido desarrollar una plan de vivienda social en un terreno presuntamente de una compañía suya.

“El motivo por el cual se recibió en mi despacho fue por una solicitud de quienes, como he dicho, el señor Cartín acompañaba”, ratificó Chacón, quien fungió como vicepresidenta durante la administración Solís Herrera (2014-2018).

Cartín figuraba como presidente de una constructora.

También compareció este martes el ministro de Comunicación, Agustín Castro, quien atendió en su despacho de viceministro de la Presidencia, otra cita con el sospechoso el 31 de julio, 2018 para ver un proyecto de vivienda en Corredores, zona sur.

La cita, según Castro, fue gestionada por el diputado Oscar Cascante, PUSC-Puntarenas.

El individuo Cartín al parecer salió molesto del encuentro en Presidencia porque no se atendió una gestión suya para modificar un decreto que le afectaba en su proyecto.

“Eso lo molestó porque yo le dije que los criterios técnicos tienen prevalencia. Esa fue la reunión. Fue breve, porque él se fue molesto”, aseguró el ministro Castro.

Nunca me solicitó reunión

“El señor Cartín, directamente, nunca me solicitó a mí una reunión”, enfatizó Chacón.

A la vez reiteró en una versión suya anterior que el sospechoso, al momento de aquel encuentro en Casa Presidencial, no “era una persona en conflicto con la ley”.

“Quizás eso no se sabía en aquel momento”, agregó.

El testimonio de Chacón fue recibido en el marco de investigaciones legislativas de supuesta penetración de grupos criminales ligados al narco en partidos y municipalidades.

El sospechoso de apellido Cartín, fallecido en mayo, fue investigado por OIJ y Fiscalía en la persecución de una poderosa red narco, el denominado caso “Turesky”.

El fallecido y su hijo, detenido como sublíder del grupo narco, hicieron al menos 13 visitas al despacho del diputado Oscar Cascante.

Registraban, también, al menos 30 visitas a despachos de otros legisladores en los dos últimos periodos.

Según el diputado Cascante estos individuos gestionaban contactos en distintas instancias institucionales para supuestamente impulsar proyectos de vivienda de interés social en cantones como Esparza y Corredores.

El OIJ y la Fiscalía ejecutaron, el martes 25 de mayo, 40 allanamientos y 23 detenciones, intervinieron 80 bienes, muebles e inmuebles y decomisaron ¢1.500 millones (en colones y dólares) al grupo sospechoso en uno de los mayores golpes recientes al crimen organizado.

Las autoridades vinculan a esta red con al menos tres envíos de cocaina hacia naciones europeas por medio de contenedores desde la megatermkinal de Moín, Limón.

Como presunto enlace internacional del grupo figura un individuo de apellido Mitev de nacionalidad búlgara quien está en la mira de DEA y estuvo en el país en mayo.