Edgar Fonseca, editor/Foto El Mundo, Madrid

Hugo Armando Carvajal Barrios, ex general chavista detenido ayer en Madrid y considerado el fugitivo más buscado de EEUU por tráfico de drogas, se sometió a cirugía estética y durante los casi dos años de fuga vivió encerrado en domicilios que cambiaba cada tres meses, informa el sitio El Nuevo Herald de Miami.

La Policía española, que detuvo ayer en Madrid al ex militar, conocido como Pollo Carvajal, dio este viernes más detalles del arresto.

La investigación para localizar al prófugo comenzó tras su fuga en el año 2019, siendo su localización y detención desde ese año una de las grandes prioridades de los especialistas en localización de fugitivos de la Policía Nacional. Tras numerosas gestiones, los agentes pudieron constatar que no figuraba como propietario de ningún bien ni propiedades inmobiliarias, al igual que de ningún vehículo, o línea telefónica en territorio español por lo cual utilizaría a varios de los consortes como figuras interpuestas de su entera confianza, con el único fin de intentar pasar desapercibido para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y no dejar rastro alguno que permita identificar su presencia en territorio nacional, agrega un informe de la Policía Nacional de España al que tuvo acceso este editor.

La Oficina DEA Madrid dio la alerta, 21-0047, de la ubicación de Carvajal el 17 de junio de este año, reveló el sitio El Mundo de Madrid.

Varias operaciones

La policía española tuvo constancia que el fugitivo se habría sido sometido a varias operaciones de cirugía estética para modificar su apariencia y que, además, estaría usando todo tipo de elementos de disfraz para facilitar su ocultación, entre los que se detectaron bigotes, barba y pelucas postizas y utensilios adhesivos para su fijación, pero también para figurar en la imagen de los pasaportes falsos que iba obteniendo.

Como fruto del referido intercambio de información operativa en el ámbito de la cooperación policial internacional, junto a todo el compendio de inteligencia obtenido durante años de trabajo, se tuvo conocimiento de un posible paradero, concretamente una urbanización de Madrid. Allí se articuló un amplio dispositivo de vigilancia y seguimiento en torno a la misma, en el que tomo parte del mismo la Oficialía de Enlace de la DEA en Madrid acreditada en España, consigna la versión oficial.

Puerta blindada

Una vez ubicada la vivienda, relata la versión oficial, se solicitó el correspondiente mandamiento de entrada y registro al Juzgado de Guardia que fue llevado a cabo en la noche de ayer. Los agentes tuvieron que derribar la puerta al no ceder al estar blindada y el piso fortificado.

En el momento de la entrada, el fugitivo fue hallado en la última de las habitaciones de la casa donde se había encerrado en un intento desesperado de evitar la detención policial. En ese momento, y por parte de los agentes de la Unidad de Intervención Policial que llevaron a cabo la entrada a la vivienda, le fue retirado un cuchillo afilado que portaba, siendo neutralizado y engrilletado. El arrestado reconoció que había permanecido en nuestro país en todo momento, y que desde su fuga, hace ya dos años,  cambiaba cada tres meses de escondite, utilizando domicilios diferentes en los que vivía completamente enclaustrado, sin salir a la calle en ningún momento, atemorizado por la difusión pública de su imagen, detallan las autoridades españolas.

Los agentes han constatado que consortes le daban cobertura realizando compras y recados para él y, además, reconoció que el único momento que había salido al exterior en todo este tiempo era a la terraza de la vivienda, pero estrictamente en horario nocturno y disfrazado.

Carvajal fue jefe de la Contrainteligencia Militar de Venezuela en los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro y está acusado en Estados Unidos de narcotráfico, blanqueo de capitales y colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para introducir drogas en territorio estadounidense, agrega el Herald.

Se trata de la segunda vez que Carvajal es detenido en España, ya que en abril de 2019 fue arrestado en Madrid tras entrar en el país con pasaporte falso, pero la Audiencia Nacional denegó su extradición al entender que EEUU lo reclamaba por “una motivación política”, por lo que fue puesto en libertad.

Meses después, en noviembre de ese año, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia acordó finalmente su extradición, pero ya había desaparecido, informó el medio.