Edgar Fonseca, editor/Foto Twitter Carlos Alvarado Q.

EE.UU. ratificó este martes que exigirá esquema de vacunación completa contra covid-19 a los viajeros internacionales que lleguen a ese país a partir del 8 de noviembre, se anunció oficialmente.

A partir de esa fecha, los ciudadanos extranjeros que viajen por vía aérea a Estados Unidos deberán tener vacunación completa y presentar constancia de haber sido vacunados antes de abordar un avión con destino a dicha nación, confirmó Ned Price, portavoz del Departamento de Estado.

Enfatizó que dicha política prioriza la salud pública, al proteger a los ciudadanos y los residentes de Estados Unidos, así como a las personas que visitan.

Considerando que antepone la salud pública a otras prioridades, las excepciones a esta política serán sumamente limitadas: incluirán a menores de 18 años y ciertas personas en países donde las vacunas todavía no son fácilmente accesibles, aclaró el funcionario norteamericano.

Prueba previa

EE.UU. también exigirá una prueba previa a los viajeros no vacunados el día anterior al viaje.

Las pautas actualizadas sobre viajes incluyen también nuevos protocolos relacionados con pruebas. A fin de seguir reforzando las protecciones, los viajeros no vacunados —ya sean ciudadanos estadounidenses, residentes legales permanentes (RLP) o el número reducido de ciudadanos extranjeros no vacunados que están exceptuados— ahora deberán someterse a una prueba durante el día previo a la fecha de salida, añadió Price.

Para quienes estén vacunados, el requisito sigue siendo someterse a una prueba dentro de los tres días antes del vuelo, advirtió. 

Tenga la seguridad de estar en condiciones de realizar viajes internacionales y poder regresar consultando la información disponible en la sección de Información para viajeros sobre COVID-19 (state.gov) y en cdc.gov.

Según el anuncio, esta medida permitirá que se reanuden los viajes internacionales regulares para quienes tengan esquema de vacunación completa. Los familiares y amigos podrán volver a verse, y los turistas podrán visitar nuestros parques nacionales y lugares emblemáticos. La política contribuirá a impulsar la recuperación económica en Estados Unidos y nos complace anticipar que entrará en vigor el 8 de noviembre.