PuroPeriodismo/Foto Nius, Madrid

Día tras día, noche tras noche, los palmeros miran con inquietud al volcán. Muchos de ellos con rabia y tristeza, porque les ha quitado todo lo que tenían. En esa pequeña isla hay ya muchas historias de enormes pérdidas que se van conociendo poco a poco tras la furiosas erupciones de lava, piedra y ceniza del volcán Cumbre Vieja en La Palma, España, informa Nius de Madrid.

Como la de Cristian. La erupción le despertó de la siesta y de su escepticismo. “Pensaba que lo del volcán era un bulo hasta que me lo encontré de frente”, dice. Lo tenía prácticamente sobre su cabeza, como se puede ver en estas imágenes que grabó el mismo mientras se iba de su casa para siempre. “Salí a toda prisa y me encontré una cola de coches enorme. Parecía el fin del mundo”.

“Todoque era todo para mi y ya no está”

Desde entonces, no para de mirar las fotografías de la casa que le vio nacer sin saber si existe o no. “Pudimos sacar algunas cosas de la casa de mis abuelos fallecidos”. De lo que sí está seguro es que Todoque como lo conocía ya no existe. “Todoque era todo para mí. Durante 25 años ha sido mi vida. La esencia en sí, y ya no está. Ha sido mi vida y es difícil verlo así. Éramos todos una familia”. 

Especial PuroPeriodismo: Nius, Madrid