Edgar Fonseca, editor/Imagen ilustrativa Ovsicori

Al menos 4.362 temblores fueron detectados en el país durante octubre por las estaciones de Ovsicori-UNA debido al uso de nuevas tecnologías, confirmó un reporte oficial.

Añadieron que a partir de octubre 2021 incorporaron “métodos de inteligencia artificial” para la detección de eventos sísmicos. 

Así lograron detectar 4.362 eventos mediante métodos computacionales modernos, en comparación con 1.116 eventos localizados de manera manual por el personal del observatorio, ratificaron. 

La diferencia con el registro manual incrementó en 290,8% la detección sísmica el pasado mes y en 336,6% respecto a los 999 detectados en setiembre.

Según Ovsicori, seguirán implementando ambas metodologías para la detección de eventos. En el mes de octubre, se registraron magnitudes momento sísmico entre 0,0 y 4,9. 

El sismo de mayor magnitud ocurrió el día 12, con epicentro ubicado a 29 km al sur de Jacó. 

De acuerdo con los reportes realizados en las redes sociales, 16 eventos fueron sentidos por la población.

Destacaron que las zonas sísmicamente más activas el mes anterior, fueron el sector norte de la Península de Nicoya, Pacífico Central, Valle Central, y la Zona de Fractura de Panamá. 

Además del registro sísmico, el monitoreo contínuo de GNSS (GPS) le ha permitido a los expertos la observación de la deformación tanto en la Península de Nicoya, como en la Península de Osa. 

La utilización de los equipos de GPS permiten también la detección de sismos lentos, confirmaron.

Los sismos lentos –según dicho reporte–  son generados por el deslizamiento lento y asísmico (con una duración de horas, días o meses) de algunos segmentos de falla donde se reúnen las condiciones idóneas de temperatura, contenido de fluidos y regiología del material. Este tipo de eventos no generan ondas sísmicas y por tanto no pueden ser percibidos en super- ficie, tal y como ocurre con los sismos con una ruptura dinámica.

Pacífico Central y Nicoya de lo más activo

Durante octubre, informaron, las regiones sísmicamente más activas fueron el Pacífico Central, específicamente frente a las costas de Jacó y Quepos, continuando hacia el Valle Central. 

Igualmente hubo una importante cantidad de sismicidad a lo largo del Golfo de Nicoya, frente a las costas de La Cruz y Conchal. 

Fue a lo largo de estas dos regiones donde también ocurrieron los sismos más grandes del mes, con magnitud momento (Mw) de 4,97 (el 13 de octu- bre) y 4,86 (el 3 de octubre), respectivamente.

Según Ovsicori, el día sísmicamente más activo fue el 13 de octubre con un total de 78 eventos, mientras que el menos activo fue el día 7, con tan sólo 14 sismos.

Añadieron que del total de eventos localizados, 16 fueron reportados como sentidos por la población nacional a través de las redes sociales del Observatorio en Facebook y Twitter.

Durante octubre, la mayor parte de la sismicidad generada a lo largo de la región Noroeste de la Península de Nicoya bordeó las áreas que comúnmente hospedan la ocurrencia de sismos lentos, y existe además una notable ausencia de sismicidad en la región entre la zona de Sámara y Santa Teresa. 

Detección bajo prueba

Ovsicori advierte que para garantizar una buena calidad en los resultados obtenidos, se aplicaron tres restricciones a la detección sistematizada.

La primera, explicaron, consiste en que la probabilidad detección de que efectivamente sea un sismo debe ser superior al 70 %; la segunda restricción es que cada detección debe estar asociada al menos a tres estaciones sísmicas de la red, y, por último, se utilizaron como base mínima el catálogo sísmico generado manualmente por los expertos en localización de sismos.

Estos procesos de detección automática son muy importantes porque ayudan a cuantificar el total de energía liberada y caracterizar mejor las zonas sísmicamente activas a lo largo de toda Costa Rica, citó la institución.

Una década de avance

El reporte destacó que en la última década ha ampliado notablemente la red sismográfica alrededor de toda Costa Rica, operando actualmente con un poco más de 90 estaciones sísmicas.

Esto, sostienen, les ha permitido mejorar la cobertura en todo el territorio nacional, permitiendo la detección de una mayor cantidad de sismos, los cuales hasta el mes de octubre de este año se han localizado de forma manual por el personal experto en localización sísmica. 

El desarrollo de la tecnología, enfatizaron, así como la incorporación progresiva de métodos modernos de detección y localización de temblores, en conjunto con la expansión instrumental, han permitido sistematizar la detección de sismos en la red Ovsicori. Estos eventos suelen ser de magnitud menor a 1,5, lo cual implica que muchas veces escapan al ojo humano.