Edgar Fonseca, editor

“Sólo le envié un mensaje a su celular,  diciéndole que esperaba que el reto que enfrentaba, lo superara”, le escribió el magistrado Fernando Cruz, presidente de la Corte Suprema de Justicia, al alcalde Johnny Araya antes de un juicio que afrontó éste a inicios de año por presunto tráfico de influencias del que resultó absuelto.

La mención a ese mensaje aparece en el expediente del caso Diamante, investigación de la Fiscalía y el OIJ que llevó el lunes 15 de octubre al arresto de seis alcaldes, entre ellos Araya, por sospechas de estar vinculados a una red de dádivas en contrataciones de obras públicas cantonales.

Los seis alcaldes y otros siete detenidos por dicho caso siguen a la orden de autoridades judiciales mientras se definen eventuales medidas cautelares.

El OIJ califica “moralmente reprochable” el envío de dicho mensaje por parte del máximo jerarca del Poder Judicial.

Dicho juicio se celebró del 25 de febrero al 24 de marzo.

Araya fue absuelto por duda de un delito de tráfico de influencias por el Tribunal de juicio de Goicoechea.

En el caso, además de Araya, figuraron acusados y resultaron también absueltos el exmagistrado y exsubjefe del Ministerio Público, Celso Gamboa Sánchez, y a la exfiscala adjunta, Berenice Smith Bonilla.

La Fiscalía les atribuyó que, en el contexto de de las elecciones municipales del 2016, habrían desvirtuado la información de que Araya Monge figuraba como persona imputada en una causa penal.

Una llamada y el mensaje

En una intervención telefónica del OIJ se registra la alusión de Araya al mensaje del presidente de la Corte.

-Johnny Araya: ¿Sabés quién me escribió un mensaje hoy?

-Licho: ¿Quién?

-Johnny Araya: Diciéndome que esperaba que todo saliera bien.

-Licho: ¿Ajá?

-Johnny Araya: Fernando Cruz, el presidente de la Corte.

-Licho: Ah diay, qué bien güevón.

-Johnny Araya: Sí, sí, sí, buen gesto del viejo.

El reproche del OIJ

Tras esto aparece el reproche del OIJ al proceder del magistrado Cruz.

“Deja en evidencia dos puntos importantes: en primer lugar, los enlaces que tiene el encartado Araya dentro de nuestra institución, como lo es el más alto representante de la Corte Suprema de Justicia, a quien, según se denota en sus palabras, le tiene alta estima, pues incluso lo trata de ‘viejo´”.

“Y, en segundo lugar, es importante hacer notar que dicha acción es moralmente reprochable en cualquier funcionario judicial que en dichas circunstancias le desee suerte a un encartado en un proceso penal, sea responsable o no del ilícito que se le imputa, y más aún cuando es la figura que nos representa”, cita la conclusión del OIJ sobre este episodio.

Me permito aclarar

“Me permito aclarar que en mi condición de Presidente de la Corte conversé con Don Jhonny Araya sobre un proyecto de arborización por los alrededores de los edificios judiciales del Primer Circuito”, dijo el magistrado Cruz en una declaración hecha llegar a los medios tras trascender el mensaje que le envió al alcalde.

“Ese proyecto –agregó– no pudo realizarse, por limitaciones presupuestarias, especialmente en el año 2020”.

“En junio de ese mismo año –dijo– surgió la inquietud del Distrito Cívico, porque la Corte fue consultada sobre ese tema por el Parlamento”.

“Sobre ese proyecto –añadió– el  señor Alcalde me expresó su interés de conversar al respecto, empero, en virtud  de la emergencia de la pandemia, la conversación sobre el tema, se postergó varios meses”.

“En enero o principios de febrero de este año –amplió Cruz– se dio la posibilidad que el señor Alcalde conversara conmigo sobre ese proyecto”.

Un juicio penal importante

“Sin embargo –dijo– me informaron que en febrero el señor Alcalde no podría realizar tal encuentro porque enfrentaba un juicio penal importante”.

“Comprendiendo la preocupante situación judicial a la que debía responder don Johnny Araya, no insistí en fijar fecha para la reunión y sólo le envié un mensaje a su celular,  diciéndole que esperaba que el reto que enfrentaba, lo superara”, ratificó Cruz. 

“Por razones de mis funciones como Presidente de la Corte y él como Alcalde de San José, hemos conversado en diversas ocasiones para darle solución a temas de interés para el Primer Circuito Judicial de San José”, afirmó.

¿Por qué la absolutoria?

Al absolver por duda a Araya a Gamboa y a Smith, la jueza Adriana Tenorio Jara confirmó que fue un fallo unánime junto a los cojueces Ivannia Delgado Calderón y Roy Jiménez Mata.

“En aplicación del principio de in dubio pro reo se absuelve del delito de tráfico de influencias agravado en perjuicio de los deberes de la función pública a Berenice Smith Bonilla, Celso Gamboa Sánchez y Johnny Araya Monge”, ratificó la jueza el 24 de marzo anterior al leer el fallo.