“Los costarricenses viven más tiempo que nosotros. ¿Cuál es el secreto?”, pregunta Atul Gawande, profesor en la Facultad de Medicina y de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

Edgar Fonseca, editor/Foto CCSS

La esperanza de vida tiende a seguir de cerca el ingreso nacional. Costa Rica ha surgido como una excepción… En todas las cohortes de edad, el aumento de la salud del país ha superado con creces el aumento de la riqueza.

Así elogia el sistema de salud del país, Atul Gaeande, profesor de salud pública y cirujano, fundador y presidente de Ariadne Labs de la Universidad de Harvard quien recientemente fue nombrado administrador asistente de salud global en la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Gaeande realizó una visita al país en abril y el 30 de agosto publicó un amplio relato en el sitio The New Yorker que es divulgado este 6 de diciembre por BBC Mundo.

Aunque el ingreso per cápita de Costa Rica es una sexta parte del de Estados Unidos, y sus costos de atención médica per cápita son una fracción de los nuestros, la esperanza de vida se acerca a los ochenta y un años. En los Estados Unidos, la esperanza de vida alcanzó un máximo de poco menos de setenta y nueve años, en 2014, y ha disminuido desde entonces, destaca dicho experto.

Las personas que han estudiado a Costa Rica, incluidos mis colegas del centro de investigación e innovación Ariadne Labs, han identificado lo que parece ser un factor clave en su éxito: el país ha hecho de salud pública, medidas para mejorar la salud de la población como un integral: fundamental para la prestación de atención médica, agrega en su informe.

Incluso en países con una sólida atención sanitaria universal, la salud pública suele ser un complemento; la gran mayoría del gasto se destina a tratar las dolencias de las personas. En Costa Rica, sin embargo, la salud pública ha sido una prioridad durante décadas, remarca.

“Me pareció un enorme reconocimiento a un país que ha tenido políticas claras y, lo más importante, que han trascendido gobiernos”, reacconó sobre el artículo la exministra de Salud costarricense María Luisa Ávila, según BBC.

Especial PuroPeriodismo: The New Yorker, BBC Mundo