PuroPeriodismo/Foto Nius, Madrid

Sudáfrica, el primer país en dar la alerta sobre la existencia de ómicron, está dando signos de haber pasado el pico de la ola de la pandemia dominada por esta variante del coronavirus, informa el sitio Nius de Madrid.

Los últimos datos muestran un total ligeramente superior a las 15.000 infecciones diarias, cuando hace una semana se superaban las 25.000. El descenso en los casos registrados es acentuado precisamente en la provincia de Gauteng, el epicentro de la última ola de contagios, agrega dicho sitio.

A la hora de cuantificar este descenso es necesario tener en cuenta que la positividad de los test realizados en este país es superior al 30%. Según la OMS, ese número debería rondar el 5% para garantizar que la capacidad de detección de casos sigue el ritmo de la transmisión del virus ,cita Nius.

Cada día se realizan algo más de 50.000 test en Sudáfrica, una cifra que tiene ciertas subidas y bajadas, pero que no tiene la misma flexibilidad que los contagios para multiplicarse. También es posible que en la medida en que haya casos que estén siendo leves, ni siquiera se estén reportando.

Sin embargo, las señales de ralentización o estabilización de ómicron en Sudáfrica sí parecen tener base si se miran además otros indicadores. El virólogo Tevor Bedford ha explicado en el New York Magazine Intelligencer que con la tasa de reproducción que tenía ómicron al inicio en Sudáfrica, se debería infectar el 90% de la población. “Por lo que estamos viendo, la ola está rompiendo antes de llegar a eso”, señaló, según el medio madrileño.