PuroPeriodismo/Foto Bildagentur, DW, Alemania

Mejor sexo y protección contra el COVID-19 versus problemas de concentración y daños de largo plazo. Esto es lo que dice la ciencia sobre los beneficios y riesgos del cannabis, especialmente para los jóvenes, destaca el sitio alemán DW.

El cannabis es la tercera sustancia psicoactiva más consumida a nivel mundial. Ni controles ni prohibiciones han podido evitarlo. Vista en su día como una peligrosa droga que abre paso a otras adicciones, actualmente se percibe una creciente aceptación social del cannabis y cada vez más países legalizan su consumo, cita dicho medio. Quizás eso ocurra pronto también en Alemania.

  • En Costa Rica una ley, recién aprobada, que autoriza el uso comercial e industrial del cannabis está en suspenso pendiente de aval o veto por el presidente Carlos Alvarado.

Mejor sexo y menos COVID

En los pasados meses han sido publicados innumerables estudios, dirigidos a probar los riesgos o los beneficios que reporta esta sustancia.

Hace poco, un estudio realizado por investigadores de la universidad de Almería, llegó a la conclusión de que los consumidores de marihuana tienen una mejor función sexual y mejores orgasmos. Esta mejora está vinculada en general con una disminución del temor y la vergüenza, lo que facilita las relaciones sexuales, según los autores.

Hace poco, investigadores de la Universidad de Oregon indicaron por su parte que componentes del cannabis pueden bloquear la entrada del virus Sars-CoV-2 en las células, protegiendo así del contagio con COVID-19. El correspondiente estudio fue publicado en la revista Journal of Natural Products

Riesgos considerables

Parecen argumentos convincentes a favor de esta planta. Pero no todo es tan sencillo. Porque el consumo de cannabis puede conducir a perturbaciones cognitivas de larga duración, sobre todo en personas jóvenes, cuyo cerebro está aún en una importante fase de desarrollo. Así lo demostró una vez más un nuevo análisis de 10 metaestudios, realizado bajo dirección canadiense y publicado en la revista Addiction, consigna DW

La evaluación de datos de 43.000 participantes demostró que una intoxicación por cannabis puede producir perturbaciones cognitivas leves y medianas cuando se trata de tomar decisiones, reprimir reacciones inapropiadas y retener lo leído o escuchado. También puede incrementar el tiempo requerido para realizar una actividad intelectual. Tales problemas pueden persistir más allá de lo que dura el efecto directo de la droga en sí.

Especial PuroPeriodismo: Beneficios y riesgos de la legalización del cannabis, DW, Alemania