Edgar Fonseca, editor

La Fiscalía inició una investigación de oficio de las revelaciones de un supuesto intento de golpe de estado que promovieron grupos ligados a violentas protestas que sacudieron al país en 2020.

Las revelaciones las hizo en un libro el diputado Eduardo Cruickshank, candidato presidencial de Restauración Nacional, quien presidió el directorio legislativo durante el periodo de las manifestaciones.

Las protestas las organizaron dirigentes del denominado Movimiento Rescate Nacional, algunos de los cuales aspiran a diputaciones en la presente campaña electoral.

El motivo de las manifestaciones fue oponerse a un acuerdo con el FMI impulsado por el gobierno.

Presunto delito de rebelión

El caso se tramitará por el presunto delito de rebelión, y de momento será contra ignorado, lo que significa que no hay persona imputada individualizada, confirmó a la prensa la fiscala general en ejercicio, Msc. Sara Arce Moya.

Agregó que, al tratarse de la posible comisión de un delito de acción pública, ordenó la apertura de un expediente para investigar los hechos expuestos en diversas noticias.

Las indagaciones se centrarán en establecer si los hechos constituyen o no delito, y, de acreditarse, individualizar a la persona o personas responsables, añadió la Fiscala Arce

Aclaró que como en todos los procesos penales, es posible que, en el transcurso de la investigación, la calificación del delito varíe.

“Me llamó gente…”

“Me llamó gente que me decía que debía empezar a pensar en nombres para ocupar cargos de ministros y que me convenía prepararme para ocupar esa otra función”, narra Cruickshank en el libro Historia de una Presidencia.

“Mi respuesta –agrega– fue siempre un rotundo no.”

“Dije que, en esas circunstancias, no querría ser el sucesor en el mando, porque nací, me eduqué y me formé en democracia y creo en la institucionalidad de este país”, cita en su relato.

“Sería además para mí vergonzoso que, en los albores del bicentenario de la independencia, el país tuviera un retroceso en el sistema de gobierno”, añade.

“La consigna de un sector de los manifestantes era romper el orden constitucional y quitar al presidente Carlos Alvarado y, por completo, a su equipo de gobierno, para que la conducción del país recayera, de acuerdo con la Constitución Política, en el presidente de la Asamblea Legislativa”, ratifica el diputado.