Edgar Fonseca, editor

RECOPE anunció este viernes un pedido de fuerte aumento de precios de los combustibles: ₡46 en gasolina súper, ₡47 en la regular y ₡57 en diesel y lo atribuyó a la tendencia alcista de costos en el mercado internacional.

El reajuste obedece a las alzas en los precios internacionales del petróleo y combustibles que representan un 97.4% en el precio de las gasolinas y de un 97,9% para el caso del diésel, justificaron.

Informaron que presentaron a Aresep el estudio extraordinario de precios, en cumplimiento de lo que dispone la metodología vigente, que considera las variaciones del precio de referencia internacional de los últimos 15 días individualizado por producto y del tipo de cambio del colón respecto del dólar. Dicho estudio, dijeron, contempla el período del 30 de diciembre 2021 al 13 de enero 2022.

La versión oficial insiste que los precios de las gasolinas y el diésel presentan una fuerte alza que inició en los mercados internacionales en el mes de diciembre y se ha acelerado en los primeros días de enero 2022.

Enfatizaron que desde octubre 2021 no se veían cotizaciones tan altas por varios días seguidos.  Por ejemplo, el diésel se cotizó al nivel más alto desde 2020 (USD 107,14 por barril) el día 13 de enero de 2021, superior al valor máximo que estaba vigente (el 20 de octubre de 2021) de USD 106,50 por barril.

Agregaron que se suma el comportamiento del tipo de cambio que vuelve al alza con ₡5,46/USD.

En esta oportunidad, añadieron, no se actualiza la variable del Diferencial de Precios , dado que su aplicación es bimensual.

Factores que influyen en el Mercado Internacional *

Desde la perspectiva internacional, los precios de los combustibles han vuelto a incrementarse debido a que la demanda sigue creciendo y la oferta se encuentra rezagada, especialmente por las decisiones de la OPEP+ de solo incrementar en 400 mil barriles diarios (bdp) la producción a partir de noviembre de 2021, destacó el comunicado institucional.

También inciden los siguientes factores:

  • Los inventarios durante 2021 cayeron 1,4 millones barriles diarios a nivel mundial, por lo cual, cualquier disrupción de producción o exportación de petróleo genera un alza.
  • Según analistas internacionales, las limitaciones a la producción y una escasa inversión en el sector petrolero en 2020 y 2021 no han permitido que la oferta se recupere al ritmo que lo ha hecho la demanda por eso los precios del petróleo subieron un 50% en el 2021, y han mostrado una tendencia alcista en los primeros días de 2022.
  • Las reservas de petróleo crudo bajaron para la primera semana de 2022 en Estados Unidos, según cifras publicadas este miércoles 12 de enero por la Agencia de Información sobre Energía (EIA), lo que ha impulsado los precios del petróleo hacia al alza.
  • Crisis en Kazajistán afecta precio del petróleo. Los disturbios en esta exrepública soviética, miembro de la OPEP, han sacudido los precios del petróleo, al tratarse de un importante productor (1,6 millones de bpd), genera preocupaciones en Rusia, así como en China, destino de la mayoría de sus exportaciones. Aunque la afectación real en cuanto a suministro fue poca (76 mil bpd) la desestabilización de un aliado estable de Rusia sorprendió a los mercados.
  • Libia declaró el 20 de diciembre pasado una situación de fuerza mayor en cuanto a la producción y exportación de crudo, esto a raíz del bloqueo por grupos armados de campos petroleros y de las terminales marinas del oeste del país (Zawiya y Mellita). Esto generó una reducción en la producción de 500 000 bpd, aunado a que cuando se logró controlar la situación ha persistido mal tiempo y limitaciones de almacenamiento en los terminales.  La alerta fue levantada el 11 de enero.
  • El cambio climático también está generando inviernos más crudos en el hemisferio norte en los últimos años. En años recientes también se han presentado temores por parte de los consumidores europeos de que el suministro proveniente de Rusia sufra cortes imprevistos, en un contexto de un mantenimiento deficiente en las infraestructuras en 2020, ha generado precios elevados de la electricidad y en las facturas por calefacción.  Los operadores eléctricos han buscado en combustibles derivados del petróleo una opción que les genere mayor seguridad y la posibilidad de bajar las tarifas, sin embargo, esto ha presionado al alza los precios internacionales del diésel y del GLP, especialmente.
  • A finales de noviembre de 2021, la aparición de la variante Ómicron del COVID-19 bajó abruptamente los precios, sin embargo, conforme se ha dado el desarrollo de dicha variante en Europa y Estados Unidos, se ha generado el criterio generalizado en los mercados de que no afectará la continua recuperación de la demanda de petróleo en los próximos meses, por lo que no representa un elemento que incida en una reducción de precios.
  • Fuente: RECOPE