Edgar Fonseca, editor/Foto Guardacostas, Seguridad CR

Hasta avanzada la tarde de este lunes las autoridades no tenían rastro de un turista estadounidense que fue succionado por fuertes corrientes mientras buceaba el domingo a las 2 p.m. en Cabo Matapalo, Golfito, confirmó Seguridad.

La emergencia la vivieron tres turistas de esa nacionalidad; dos de ellos lograron salir a salvo.

Sin embargo, desapareció uno de apellido Haury, de 35 años.

De inmediato fueron alertados cuerpos de salvamento.

Una fuente de Seguridad dijo este lunes a las 5:56 p.m. que no había sido localizado.

La emergencia

Según Seguridad, el Servicio Nacional de Guardacostas registró dicho caso como el primer incidente SAR (búsqueda y rescate por sus siglas en inglés) del año. Fue alertado por la plataforma 9-1-1, a las 2 p.m.

El domingo rigió una alerta preventiva entre 12:30 p.m. y 1:30 p.m. por posibles fuertes corrientes y oleajes debido a la explosión de un volcán en la isla polinesia de Tonga, Oceanía.

La emergencia consignó que los tres turistas estadounidenses estaban buceando y fueron succionados por las corrientes marinas, tras lo cual dos de ellas lograron salir y fueron rescatadas por los guardacostas, quienes habían zarpado de Golfito en una embarcación interceptora para auxiliar a los afectados.

29 incidentes año anterior

Según el reporte del Servicio Nacional de Guardacostas, en el 2020 atendieron un total de 34 casos SAR, de los cuales ocho personas fueron localizadas sin signos vitales; 64 rescatadas con vida, en su mayoría después de que su embarcación naufragara o se hundiera, afortunadamente gracias a la rápida respuesta de las autoridades estos fueron hallados.

Hay otros 10 de estos con resultado incierto, pues del todo las personas no aparecieron y se desconoce hasta este momento su paradero. 

El 2021 –agregaron– cerró con 29 incidentes: un total de 19 personas fueron halladas sin vida, ocho personas con vida y cinco casos aún tienen un resultado incierto.  

En este tipo de búsqueda, también colaboran las demás dependencias del Ministerio de Seguridad Pública, el Cuerpo de Bomberos y la Cruz Roja Costarricense. Además, los rastreos se extienden por más de 15 días.