Edgar Fonseca, editor

La constructora MECO, sacudida por el mayor escándalo de alegada corrupción pública en décadas recientes, caso Cochinilla, que tiene bajo prisión preventiva al empresario Carlos Cerdas Araya, hasta ahora su máxima figura y representante, anunció este lunes que separa de sus operaciones a los ejecutivos vinculados para que enfrenten la causa judicial.

Ratificaron que la Junta Directiva decidió desligar de la operación a altos ejecutivos relacionados con las investigaciones que se llevan a cabo desde el ámbito judicial.

El comunicado no aclara en qué posición queda Cerdas, uno de los más poderosos empresarios del país y la región, ni los demás ejecutivos afectados por esta medida.

Este editor supo por parte de fuentes confiables que Cerdas, quien había dejado de ser presidente de la firma en 2019, fue cesado del puesto de director ejecutivo que tenía hasta ahora. Se mantiene como accionista.

A otros dos ejecutivos afectados con la medida se les despidió con responsabilidad patronal, según se informó.

Según la compañía, la decisión de separar a los ejecutivos, cuyas identidades no citan, permitirá que cada uno de ellos lleve a cabo su defensa en forma independiente al accionar de la empresa.

La firma asegura que renovó su organización incluida su Junta Directiva, y su estructura gerencial y corporativa.

Ampliaron que, como parte de esta transformación, nombraron al Ing. Andrés Chavarría, quien tiene 19 años de ser parte de Meco, como Gerente General Corporativo.

“Lo más dañino causado por los eventos ocurridos es el golpe para nuestra reputación; es el linchamiento público del que hemos sido objeto, sin que a la fecha existan siquiera cargos en contra nuestra”, admitió Chavarría en una declaración citada por el comunicado empresarial.

Rechazan vínculo con ¢78.000 millones

La empresa también se desliga del vínculo que hizo el director del OIJ, Walter Espinoza, el 14 de junio del año anterior, al estallar el escándalo, al asegurar que el caso derivó un presunto daño al Estado por unos ¢78.000 millones.

Según MECO, desde el momento que en Costa Rica se inició la investigación judicial, con el fin de esclarecer presuntos hechos ilícitos ligados al uso de fondos públicos para construcción y mantenimiento de infraestructura, se ha divulgado la cifra de ¢78.000 millones como un monto presuntamente desviado del Estado Costarricense.

“Ahora va saliendo a la luz pública que el déficit de ¢78 mil millones en el CONAVI no fue sustraído, ni malversado, según la misma ex Ministra de Hacienda, Rocío Aguilar lo declaró el pasado 10 de febrero ante la Fiscalía deProbidad, Transparencia y Anticorrupción”, añade la declaración atribuida al nuevo gerente general, Chavarría.

Agregan que, según la declaración de Aguilar, esos fondos no salieron nunca del Ministerio de Hacienda en 2018, sequedaron sin transferir y se usaron para los pagos ordinarios y fueron consumidos para el presupuesto de la República. En su criterio no podría hablarse de sustracción de fondos; esto por cuanto se quedaron en Hacienda.

Dicen que “los nublados se van aclarando”

La constructora sostiene que tras 8 meses de turbulencia por este caso, los nublados se van aclarando.

Se puede ver, dicen,  como los nublados del día se empiezan a dilucidar. 

Enfatizan que tras la renovación  organizacional, el principal interés de Constructora Meco y de sus 5.000colaboradores es aclarar la verdad de los hechos con los que se le relacionan, y empezar el lento proceso de reconstruir su reputación.

“Lo más dañino causado por los eventos ocurridos es el golpe para nuestra reputación; es el linchamiento público del que hemos sido objeto, sin que a la fecha existan siquiera cargos en contra nuestra. El daño reputacional para nuestra empresa, ha sido de grandes proporciones, no sólo en Costa Rica sino en los cinco países donde operamos y por esto estamos absolutamente decididos y comprometidos de que salga la verdad real de los hechos”, reconoció el nuevo gerente general, Chavarría.

Defienden calidad de obras en Garantías Sociales

Según MECO, durante muchos meses, se habló continuamente y se puso en tela de duda la calidad de los materiales utilizados y el trabajo realizado en el Proyecto Rotonda de las Garantías Sociales.

Aseveran que ha quedado absolutamente confirmado por medio de un estudio instruido por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) que el desempeño de la infraestructura construida y la calidad de sus componentes y materiales, son funcionalmente correctos, resistentes y durables de acuerdo con lasespecificaciones de la contratación.

Citan un estudio de UNOPS, que incluyó 11 pruebas técnicas y más de 30 muestras de pavimento analizadas en laboratorios nacionales e internacionales, concluyó que la obra de la Rotonda de las Garantías Sociales cumple con los más altos estándares de calidad.

Según Meco, la calidad nunca ha sido negociable y estos informes, realizados por expertos independientes de renombre internacional, desmienten el mito de que el daño al Estado era el valor de la obra, como si esta no se hubiera construido y no estuviera al servicio de todos los costarricenses.

Con el propósito de convertirse en protagonista de su propia historia y a pesar de los 8 meses de turbulencia que le ha tocado enfrentar, Constructora Meco ha venido edificando, como bien lo sabe hacer, las bases de una renovada estructura para continuar construyendo progreso en los cinco países donde mantiene operaciones, ratifica el mensaje de la firma.