Edgar Fonseca, editor/Google Images

La constructora MECO, cuyos máximos ejecutivos vinculados al escándalo Cochinilla, fueron separados de sus puestos el pasado 7 de marzo, pretende la adjudicación de un nuevo proyecto vial en Panamá que se construirá a un costo de $11,2 millones paralelo al Canal de Panamá, informa el diario La Prensa de dicho país.

La firma nacional con operaciones en la región forma parte de un grupo de 24 empresas interesadas en el contrato.

Entre los interesados –según dicho diario– destaca la empresa OEC, siglas en portugués de Odebrecht Engenharia & Construcao, nombre que adoptó la empresa brasileña después del escándalo internacional por el pago de sobornos en una docena de países, incluyendo a Panamá.

Además de OEC, el contrato para la rehabilitación de los 12 kilómetros desde el puente Centenario hasta Gamboa, generó interés de conocidos contratistas del Estado como la costarricense Meco, la panameña Constructora Urbana S.A., Asfaltos Panameños, Constructora Rodsa, Transeq, S.A., entre otros, agrega la versión.

La licitación del Ministerio de Obras Públicas (MOP) despertó el interés de 24 compañías, confirma el medio.

Especial PuroPeriodismo: diario La Prensa, Ciudad Panamá

Destaca que el contratista brasileño ha mantenido un bajo perfil en licitaciones estatales durante el actual gobierno y actualmente solo tiene el contrato para la construcción del ramal entre la línea 2 del Metro con el Aeropuerto Internacional de Tocumen. También mantiene una disputa legal con Tocumen tras la anulación del contrato para la construcción de la nueva terminal de pasajeros.

La rehabilitación se concentrará en 12.1 kilómetros y el precio de referencia se fijó en $11.2 millones, detallan.

El contrato contempla el diseño de una ciclovía a lo largo de la carretera hasta Gamboa, vía que se encuentra en muy mal estado y uno de los puntos más visitados por los turistas en la ciudad capital debido a la biodiversidad que hay en la zona.

Durante la reunión de homologación, los interesados preguntaron que si el contrato incluye trabajos en el puente vehicular de Gamboa para permitir el paso de la ciclovía, pero funcionarios del MOP, comentaron que la estructura se mantiene como está actualmente.

Rafael Sabonge, titular del MOP, dijo que el contrato incluye trabajos pluviales, cordones, cunetas, señalizaciones, reubicación de tendido eléctrico y la ciclovía forestal de 12 kilómetros de largo, por 2.70 metros de ancho.

La empresa o consorcio que sea seleccionado tendrá 540 días para completar los trabajos y por el momento, el MOP mantiene para el 12 de abril la entrega de propuestas económicas, aunque hay puntos del pliego que se revisarán, ya que actualmente hay trabajos de otras entidades del Estado en esa zona que podrían afectar la ejecución del proyecto.

El 10 de marzo, dicho diario informó de otra contratación vial por $21,7 millones, en que MECO alcanzó la mejor calificación.

Según La Prensa, el Consorcio Cabima, conformado por Constructora Meco, S.A. y Constructora Meco Panamá, S.A, logró, tras apelar, la mejor calificación en la licitación para un proyecto vial por $21,7 millones en Ciudad Panamá de la que se había ido descalificado en diciembre.

La calificación la otorgó la Comisión Evaluadora de la licitación por mejor valor del proyecto de construcción y financiamiento de un intercambiador en la entrada del sector La Cabima de Alcalde Díaz.

Meco obtuvo una puntuación de 100% y el Consorcio C&T La Cabima, integrado por las empresas Constructora Urbana, S.A. (Cusa) y Toronto Holdings, S.A., logró una calificación de 98.54%, cita la versión.

Tras separación de ejecutivos

La noticia del interés de la firma nacional en otro proyecto vial en Panamá trasciende menos de un después que la empresa anunció que separó a los ejecutivos vinculados por OIJ y Fiscalía al escándalo Cochinilla, una alegada trama de supuestas dádivas y sobornos en contrataciones de obra pública con epicentro en CONAVI

MECO confirmó la separación de puestos ejecutivos del empresario Carlos Cerdas Araya, hasta ahora su máxima figura y representante, para que enfrente la causa judicial.

Cerdas quedó libre el viernes 26 de marzo tras cumplir 9 meses de prisión preventiva.

Está bajo arresto domiciliario, con monitoreo electrónico y bajo fianza de $10 millones. Debió entregar su pasaporte, no acercarse a testigos y le inhabilitaron la operación de un hangar.

La decisión de una jueza penal de Hacienda fue apelada por la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción.

La firma ratificó el pasado 7 de marzo que la Junta Directiva decidió desligar de la operación a los altos ejecutivos relacionados con las investigaciones que se llevan a cabo desde el ámbito judicial.

No aclaró en qué posición quedaba Cerdas, uno de los más poderosos empresarios del país y la región, ni los demás ejecutivos afectados por esta medida.

Este editor supo por parte de fuentes confiables que Cerdas, quien había dejado de ser presidente de la firma en 2019, fue cesado del puesto de director ejecutivo que tenía hasta ahora. Se mantiene como accionista.

A otros dos ejecutivos afectados con la medida se les despidió con responsabilidad patronal, según se informó.

Según la compañía, la decisión de separar a los ejecutivos, cuyas identidades no citaeon, permitirá que cada uno de ellos lleve a cabo su defensa en forma independiente al accionar de la empresa.

La firma aseguró que renovó su organización incluida su Junta Directiva, y su estructura gerencial y corporativa.

Ampliaron que, como parte de esta transformación, nombraron al Ing. Andrés Chavarría, quien tiene 19 años de ser parte de Meco, como Gerente General Corporativo.

“Lo más dañino causado por los eventos ocurridos es el golpe para nuestra reputación; es el linchamiento público del que hemos sido objeto, sin que a la fecha existan siquiera cargos en contra nuestra”, admitió Chavarría en la declaración citada por el comunicado empresarial en la primera semana de marzo.