Djenane Villanueva Monge *

Por estas fechas hace 25 años iniciaba una gran aventura que me ha permitido permanecer como reportera en el mejor oficio del mundo.

Ya había enviado mi primera nota que sería la prueba para seguir adelante.

Y aquí estoy desde entonces, reporteando, haciendo una de las cosas que más me apasiona, en la calle, con el ojo puesto en la gente como el eje principal de nuestro trabajo y de la mano del excelente equipo de CNNEE, entusiasta, comprometido, riguroso, creativo, del que se aprende todos los días.

Hago un repaso y me veo corriendo para llegar al aeropuerto, a pasajeros o a carga, con el radar activado porque tenía que conseguir como mandar un casete con la última noticia, primero a Miami y de ahí a Atlanta, o calculando el tiempo para hacer un envío vía satélite, la opción más rápida en ese momento (y cara) para que llegara el material del día.

Todavía estábamos en el mundo analógico, secuencial, líneal, que el torbellino de la tecnología movía al digital y a la multiplataforma, para vivir hoy más rápido y haciendo un poco de todo.

Cómo no voy a estar agradecida con este recorrido, siempre desafiante, retador, de aprendizaje constante, lleno de anécdotas que atesoro y con esa maravillosa posibilidad de caminar entre realidades y testimonios.

Y claro, me corresponde también la introspección, ese mandato del gran maestro García Márquez que decía: “En la carrera en que andan los periodistas debe haber un minuto de silencio para reflexionar sobre la enorme responsabilidad que tienen”. #Allávamos con el mismo entusiasmo y compromiso.

  • Fuente: Djenane Villanueva Monge