Edgar Fonseca, editor/Foto prensa Asamblea Legislativa

El presidente de la República, Carlos Alvarado, destacó los logros fiscales, el combate de la pandemia y la obra en infraestructura pública en su informe final de gestión del cuatrienio, 2018-2022, ante el plenario de la Asamblea Legislativa esta tarde de lunes 2 de mayo.

“Si debiese sintetizar lo hecho en cuatro años, afirmo que: ordenamos las finanzas de la casa para evitar la crisis, protegimos al país de la pandemia, construimos obra pública, combatimos el populismo y promovimos los derechos humanos, posicionamos al país como líder mundial en la lucha contra el cambio climático”, ratificó el gobernante saliente. Alvarado entrega el poder el próximo domingo 8 de mayo a quien fuera, fugazmente, su ministro de Hacienda, Rodrigo Chaves.

Afrontamos una de las épocas más duras de nuestra historia.

Alvarado enmarcó su gestión en un periodo en que el país, dijo, afrontó “una de las épocas más duras de nuestra historia”.

“Ordenar, proteger y trabajar por la casa es lo que hemos hecho”, enfatizó.

“No son mis palabras las que me respaldan. Son las obras, las acciones y los resultados objetivamente constatables”, remarcó.

“Como Aristóteles en su Poética, lo que define el carácter es la acción, más que las palabras y las formas”, aseveró.

Alvarado quien estuvo acompañado por su esposa la primera Dama, Claudia Dobles, los vicepresidentes y el gabinete, defendió al reforma fiscal que impulsó.

“No desde una visión electorera o de triunfos temporales, sino desde la responsabilidad y el largo plazo”, dijo. 

“Se logró sin despedir personal ni privatizar instituciones por razones ideológicas”, puntualizó.

“Eso es la defensa del Estado de Derecho”, sostuvo.

“Los números son contundentes”, amplió.

Economía sí se reactivó

“La economía sí se reactivó”, expuso con vehemencia el mandatario ante los nuevos diputados.

“Es constatable, el gobierno sí puso orden en ingresos y gastos. Mi gobierno estabilizó claramente la senda de las finanzas públicas, no desde una visión electorera o de triunfos temporales, sino desde la responsabilidad y el largo plazo”, insistió.

“Digo esto, frente a las personas guardianas de este destino, las diputaciones de la República, porque ustedes aprobarán los nuevos ingresos y gastos del Estado”, les retó.

“Decidí resolver este problema fiscal y económico, convencido de que es la principal traba para nuestro desarrollo y el principal riesgo para nuestra gente”, apuntó.

“Lo hice sabiendo las limitaciones que imponía y los costos políticos que pagaría”, admitió.

Pero sobre todo, porque anhelo que seamos un país más próspero y desarrollado. Ruego que no nos echemos para atrás. Ruego que no pensemos en términos de un titular o una elección. Pensemos en esta y la próxima generación”, urgió.

Amante del país

“Me confieso amante de este país. El más bello y maravilloso del mundo. El que no tiene ejército, el que recibe mandatarios con niños y niñas con banderas, el defensor por excelencia de los Derechos Humanos, la paz y la democracia. El que lidera al mundo en la lucha contra el cambio climático y da esperanza a la humanidad”, dijo el gobernante en el cierre de su mensaje. 

“Por eso, y de todo corazón, en mis últimas palabras como Presidente les digo: ¡Qué viva Costa Rica, Qué viva Costa Rica, Qué viva mil veces Costa Rica!, concluyó.

Rodrigo Arias lo elogió y criticó

El nuevo presidente de la Asamblea Legislativa, Rodrigo Arias, elogió y criticó la gestión del presidente Alvarado.

“Estamos en el atardecer de una administración y en el alba de un nuevo mandato”, dijo Arias. 

“Con la misma sinceridad y firmeza con la que le hemos señalado falencias, queremos también despedirlo con respeto y reconocimiento.

“Gobernó con vientos en contra y en aguas encrespadas”, le reconoció.

“Muchas decisiones amargas hicieron incluso más difícil la conducción de la nave”, afirmó.

“Por eso, al tiempo que le despedimos, nos aprestamos ahora a rectificar el curso cuando el horizonte que buscamos así lo exige”, advirtió.

No faltaron los reclamos.

“Las acciones de la UPAD fueron inaceptables intervenciones que invadieron la intimidad de los hogares”, enfatizó Arias.

“Con toda justicia, la opinión pública así lo censuró”, aseveró.

También atacó el apagón educativo sufrido por centenares de miles de estudiantes durante el peor pasaje de la pandemia.

“Es imperdonable y teniendo los recursos, no escuchar, en su rendición de cuentas, razones válidas para haber dejado sin conexión digital a más de medio millón de niños, niñas y adolescentes en plena pandemia cuando además sufrían suspensión de enseñanza presencial”, criticó.

El manejo de la pandemia

Arias no pasó por alto reconocer la respuesta de la administración Alvarado ante la pandemia de covid-19 que azotó al país a partir de marzo 2020.

“A pesar de todas las carencias administrativas, financieras, institucionales y de infraestructura, Costa Rica fue ejemplo de firmeza cuando fue necesaria”, reconoció.

“Se brindó solidaridad social cuando fue exigida por la parálisis económica y se minimizaron las pérdidas humanas gracias a preclaras decisiones de vacunación, sin las cuales los impactos sanitarios pudieron haber sido más devastadores”, exaltó.