Edgar Fonseca, editor/Foto Julieth Mendez, Casa Presidencial

En medio de una ola de crítica desde sectores políticos y de prensa, el presidente Rodrigo Chaves negó que ayer que se haya ordenado una directriz de restricción a la comunicación institucional oficial con los medios.

La disposición habría sido compartida durante una sesión la mañana del martes en Casa Presidencial con directores de comunicación institucional de distintos ministerios y dependencias que reveló La Nación a partir de fuentes confidenciales que asistieron a la cita.

Tanto el presidente Chaves, como la jefa de fracción gobiernista, Pilar Cisneros, rechazaron que se hubiese girado tal orden que generó fuerte rechazo en sectores políticos y medios.

Chaves confirmó la cita con los directores de comunicación institucional en que intervino su jefe de despacho, Jorge Rodriguez Vives, a quien se atribuye la supuesta directriz.

“El mensaje principal que él dio es que los comunicados de prensa se escriben, normalmente -yo estuve en el Ministerio de Hacienda- de una manera que nadie entiende, que cuesta mucho entender. Los comunicados de las juntas, de las instituciones autónomas, de los ministerios, son altamente técnicos”, amplió el gobernante en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno.

La disposición, dijo, fue “a todos los equipos de prensa de los ministerios y de las instituciones autónomas a decirles ‘¿saben qué? lo podemos hacer mejor”.

“Es es una información falsa”, remarcó Cisneros en el Congreso al intentar contrarrestar el repudio en el ámbito político a las alegadas restricciones.

Audio: “disciplina absoluta”

Un audio captado en dicha cita, divulgado por la Presidencia, confirma que el jefe de despacho presidencial advirtió que debe haber “disciplina absoluta” en la comunicación institucional con los medios.

“Vamos a tener que obligar a la prensa a que haga su trabajo”, sostuvo.

Ratificó que las conferencias de prensa del presidente se rigen por solo una pregunta por medio.

“¿Por qué? Porque, si no, los mismos de siempre van a seguir acaparando las preguntas y, por tanto, los pequeños no van a poder preguntar”, aseveró.

“Esa es la línea”, enfatizó.

“Nuestra comunicación tiene que ser a la gente, directo a la gente. Y vamos a pasar en un pleito cuatro años para que así sea”, insistió.

Casi a medianoche del martes, la ministra de Comunicación, Patricia Navarro, Rodríguez, y otros seis personeros de gobierno negaron la existencia de la polémica directriz.

Bajo ataque

“Sabemos que los medios están atacando, están tratando de establecer discursos de confrontación, de contradicción”, afirmó la ministra de Comunicación, Navarro, durante el encuentro del martes con directores institucionales, conforme el audio que circuló Presidencia.

“Nuestra intención –añadió– es colaborar, generar sinergias con ustedes y que haya un proceso de confianza, entendiendo que tenemos que trabajar en conjunto, ¿por qué? Porque tenemos, como decía un amigo por ahí, un enemigo afuera que quiere que nuestro trabajo sea ridiculizado o invisibilizado, y esa no es la intención”.

Fuerte rechazo

Sectores políticos no tardaron en censurar la presunta disposición oficial.

El presidente del Congreso, Rodrigo Arias, demandó al gobierno respeto a la relación con la prensa.

“La limitación a la prensa para conocer y divulgar información pública no puede ser consentida, disimulada, ni tolerada”, advirtió

“Todo lo que estorbe su función contradice nuestra tradición, nuestra idiosincrasia, y contraviene tanto nuestro orden jurídico como el respeto que debemos a declaraciones internacionales que hemos aceptado como propias; la Convención Americana de Derechos Humanos, por ejemplo”, enfatizó.

“Si existe en el gobierno el propósito insensato de limitar, obstaculizar o impedir el conocimiento de información pública y crear una cortina para la transparencia de los asuntos públicos, hay que recordarle que los funcionarios públicos son simples depositarios de la autoridad, que deben dar cuenta de sus actos”, ratificó Arias.

Libertad absoluta

Eli Feinzaig, jefe de fracción del Liberal Progresista, exigió “libertad absoluta” de prensa.

“Luego de enterarnos de las restricciones impuestas por Casa Presidencial a los departamentos de comunicación del gobierno central en su relación con la prensa, vuelvo a decir: la libertad de prensa debe ser absoluta”, destacó.

“Los múltiples intentos de los últimos gobiernos de restringir de una u otra manera a la prensa, deben detenerse e invito a @presidenciacr a rectificar la orden girada”, remarcó.

Es falso, dice Cisneros

Pilar Cisneros negó, por el gobierno, que se hubiese girado cualquier orden restrictiva hacia los medios.

“Quiero decirles, mirándolos a los ojos, que esta es una información falsa”, alegó en el plenario legislativo.

“En ningún momento se pronuncia la palabra censura ni hermetismo con la prensa, no hay tal”, afirmó.